Viernes Santo, sin viacrucis ni procesión del silencio

+.- Está arraigada celebración de vivió por primera vez desde casa.
+.- A través de páginas oficiales de cada parroquia local y por tele, se recordaron pasajes bíblicos de la pasión y muerte de Jesucristo.
+.- Los templos sin fieles!! por el Coronavirus.

Irene Terrones Ortiz
Reportera de Crónica TB.

Viernes santo es una de las más representativas y profundas conmemoraciones de la iglesia católica y este año a causa de la emergencia sanitaria a nivel mundial COVID-19 los feligreses no pudieron salir a las calles y participar del viacrucis, porque esta epidemia no permitió realizar ninguna de estas celebraciones que año con año en semana santa reúne a cientos y cientos de familias en las calles de nuestro municipio. No hubo actividades, salvó las misas seguidas a través de las plataformas digitales y televisados, está fue la única manera en la que se recordaron pasajes bíblicos de la pasión y muerte de Jesús.
Las parroquias aquí han permanecido casi sin actividad desde que este virus llegó a territorio mexicano y conforme fueron incrementando el número de casos está y otras actividades se paralizaron, en misas primero se elimino el saludo de mano, igual se tomó otras medidas preventivas a la hora de dar la comunión, la impartición de la doctrina a niñas y niños se suspendieron para protegerlos del COVID-19.
Con la llegada de la semana mayor en los días santos toda la celebración y mensaje de los representantes de la iglesia se ha vivido a través de las páginas oficiales de cada parroquia, facilitando algunas guías de como vivir en familia está que es una de las conmemoraciones más importantes del cristianismo.
Otra celebración muy arraigada y de mucho fervor que reúne a Miles de creyentes en la tarde noche es la procesión o marcha del silencio para acompañar a María en su dolor por la muerte de su hijo Jesús, evento anual de mucha tradición que congrega a las familias católicas afuera de la iglesia cuerpo y sangre de Cristo sobre libertad para recorrer las principales calles, pasando por la parroquia de nuestra señora Del Carmen y concluyendo en el santuario Guadalupano, de blanco y con una vela encendida cientos de familias desbordan las calles para expresar su fe y amor a Cristo y a María en viernes Santo, una celebración que este año a causa del Coronavirus se vivió desde !Casa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.