Vendedores foráneos burlan disposiciones de la autoridad municipal

Vendedores foráneos burlan disposiciones de la autoridad municipal

*.-Vendedores de Córdoba, Orizaba y Veracruz, así como del estado de Puebla siguen vendiendo en el centro de la ciudad.

Manuel Regueyra
Reportero de Crónica TB

El director de Comercio, Santiago Figueroa Robles, afirmó que por motivos de la pandemia provocada por el coronavirus no se permitiría la entrada a la cabecera municipal de vendedores foráneos.
Vendedores de flores y cubrebocas que vienen de Córdoba y Orizaba, vendedores de cubrebocas que vienen de la ciudad de Veracruz y vendedores de hamacas que vienen de municipios del estado de Puebla, mientras dure la pandemia no podrían vender en la ciudad como medida sanitaria preventiva, reiteró el director.
Sin embargo ni los vendedores de flores ni los vendedores de cubrebocas y los vendedores de hamacas han dejado de vender en la ciudad, como tampoco han dejado de hacerlo los vendedores poblanos que martes o miércoles vienen a Tierra Blanca a vender frutas, verduras y vegetales.
Los vendedores y vendedoras de flores siguen ocupando el mismo lugar en el centro de la ciudad para vender, mientras que los que venden hamacas andan por toda la ciudad vendiéndolas, y los que venden cubrebocas donde ven que se aglutina la gente, fuera de las sucursales bancarias y tiendas departamentales, ahí se les ve vendiendo con toda tranquilidad.
Así que no es cierto lo que dice el director de Comercio, los vendedores foráneos siguen vendiendo en la ciudad, los que vienen de lugares donde el contagio de personas por coronavirus es más alto que en Tierra Blanca.
Y de nada sirve que los corran del lugar donde están vendiendo, si al poco rato, una vez que desaparece el inspector de Comercio se poner a vender otra vez, deberían de confiscarles lo que venden por no acatar las indicaciones, sugirió un locatario del mercado 20 de Noviembre.
Y no es que se esté en contra de quienes vienen a Tierra Blanca a ganarse el sustento diario, nunca lo hemos estado, pero si la autoridad municipal decidió que no se les iba a permitir vender para evitar contagios, pues tienen que obedecer, indicó el locatario.
Ojalá y Santiago se faje los pantalones y mientras dura esta situación no les permita vender, que entiendan a qué se debe, y que cuando pase todo esto de la pandemia lo podrán hacer sin que nadie les diga nada, manifestó.