Unidad de hemodiálisis activa

Unidad de hemodiálisis activa

*.-Médicas, médicos, enfermeras y enfermeros no están laborando en el hospital general y centro de salud por ser población vulnerable.

Manuel Regueyra
Reportero de Crónica TB

Alrededor de las 10 de la mañana, de ayer jueves 30 de abril, nos encontramos a Alberto, quien padece insuficiencia renal crónica, frente al hospital general Jesús García Corona, había salido de su sesión de hemodiálisis.

Alberto estaba acompañado de una mujer, que suponemos es su esposa, quien nos dijo que venían de Paso Amapa y que sí les estaban brindando el servicio las tres veces a la semana, que no hay ningún problema.

Alberto y la mujer que lo acompañaba no quisieron decir más, se levantaron de la mesa, pues habían terminado el desayuno y tenían que regresar a Paso Amapa, tampoco quisieron decir cuánto gastaban si venían y regresaban en taxi o si cuentan con algún vehículo para moverse.

En la explanada del hospital general, donde en un día común se pueden ver un buen número de personas, ayer lunes no llegaban ni a media docena, se le preguntó a una mujer que comía sobre el concreto si estaba esperando entrar al hospital, levantó la mirada y no dijo nada, siguió comiendo.

Otra mujer, de rasgos indígenas, que no quiso dar su nombre, dijo que estaba esperando un familiar que entró por el resultado de unos análisis clínicos; adentro del hospital se veía a través del cristal que había movimiento, pero nunca atendieron el llamado que se les hizo.

El Centro de Salud Urbano la directora, así como varios médicos, médicas y enfermeras, no están laborando porque se encuentran dentro de la población de riesgo, lo que hace que la atención médica disminuya, aunque ayer jueves solamente 4 personas esperaban en la sala de espera pasar a consulta médica.

Las vacunadoras no están saliendo a campo, aunque si alguien requiere de alguna vacuna puede acudir al Centro de Salud y ahí está la Unidad de Vacunación y se cuenta con suficiente vacunas.

En la entrada al Centro de Salud Urbano, hay una persona del sexo femenino con un cubrebocas que aplica gel antibacterial en las manos a las personas que entran, quien dijo que había consulta médica y que la farmacia estaba funcionando, aunque la atención médica no era la misma por falta de personal.

Afuera, en la calle, frente al hospital general y al Centro de Salud Urbano, sólo un taxi hacía base y los puestos de comida y las farmacias, aunque estaban abiertos lucían vacíos, no había clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.