UNAM fabricará pruebas caseras para detectar coronavirus

La directora de la Facultad de Ciencias admitió que aún no está claro quién aportará los recursos para la fabricación de las pruebas, ni quién se encargará de la comercialización.

Fernando Damián / MILENIO

Ciudad de México / La Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se alista para iniciar la fabricación de millones de pruebas rápidas para covid-19, aunque todavía espera una semana para obtener la autorización del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicas (InDRE) y el aval de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

 

Así lo confirmó Catalina Stern, directora de la institución, al señalar que la intención es convertir dichas pruebas en diagnósticos caseros de venta en las farmacias.

Al participar en el foro virtual “Innovación biotecnología en México” organizado por la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados, la investigadora admitió, sin embargo, que aún no está claro quién aportará los recursos para la fabricación de las pruebas, ni quién se encargará de la comercialización.

“Cuando el proceso termine y el InDRE autorice, que espero sea la próxima semana, y luego Cofepris autorice también, necesitaremos fabricar millones de estas pruebas: ¿quién va a dar el dinero?, no es claro, ¿quién va a comercializarlos? Nosotros quisiéramos que llegara a un buen precio a todos los hospitales y centros de salud”, dijo.

MILENIO reveló desde el pasado 15 de abril que un grupo de 28 científicos de la Facultad de Ciencias de la UNAM había logrado desarrollar la prueba rápida para identificar el material genético del virus SARS-CoV-2, causante del covid-19, con la capacidad de procesar 43 muestras en dos horas y un costo cercano a los 300 pesos.

El biomarcador ya se encontraba para entonces en fase de validación ante InDRE y se estimaba que en un mes podría emplearse en hospitales, mientras que en una segunda fase se fabricarían las pruebas caseras, detallaron Tatiana Fiordelisio y Mathieu Hautefeuille, líderes del proyecto.

Durante el foro virtual de este jueves, Stern reafirmó la intención de que cada mexicano que lo requiera pueda acceder a la prueba y estar tranquilo con su familia y sus compañeros de trabajo.

“Claro, la idea es también convertir este diagnóstico en un diagnóstico casero para que cada uno de nosotros pueda ir a la farmacia, comprar su diagnóstico, hacerse la prueba y saber si tiene que ir a un hospital o comprar un medicamento, o ir al ISSSTE y decir que necesita tal medicamento”, agregó.