Tarjeta Roja.

José Alfredo Carretero Peña.

No pudieron los potros de hierro ganar como visitantes

 

* Empataron sin goles ante Tlaxcala.

* No vio actividad el terrablanquense Tejeda.

* Bajaron hasta el tercer lugar general.

 

Con un 0 por 0 en la cancha del “Tlahuicole”, la sequía se extendió para los Coyotes de Tlaxcala, que en su quinto partido de la temporada dentro de la Liga de Expansión, no fueron capaces de imponer condiciones sobre unos Potros de Hierro del Atlante que se marcharon con un buen punto a casa.

Duelo en el que los dirigidos por Silvio Rudman trataron de maniatar a los azulgranas desde el comienzo, sin embargo todo quedó en buenas intenciones, como el disparo que al 4 en el reloj surgió de los botines de Luis Morales, que en los linderos, sacó potente cañonazo que culminó justo en la posición del guardameta rival.

Tlaxcala insistió aunque sin éxito, ello a través de los disparos de larga distancia, como el que al 26 surgió de los botines de Jonathan Becerril, que luego de una serie de rebotes, empleó la potencia para detonar metralla, pero al fondo el arquero estuvo atento para erradicar cualquier sensación de peligro.

Atlante reaccionó poco antes de concluir la primera mitad, al 44, ello a través de Juan Domínguez, que al recibir un trazo filtrado en el corazón del área, perdió el duelo con el portero rival, que salió justo a tiempo para evitar que el atacante capitalino pudiera hacer de las suyas. Un minuto después, al 45, en acción de cobro de tiro libre, Jonathan Sánchez puso el balón apenas por un costado, decretando el par de roscas que sería un mero aviso de lo que al final del compromiso habría de vivirse, pese a tener aún muchos minutos por delante en la parte complementaria.

Precisamente en la segunda mitad, Atlante buscó cambiar el rumbo de la historia con el ingreso del ex del Puebla de La Franja, Alfonso Tamay, que en su primer balón, entró al área pero sacó disparo flojo que apenas si resultó una amenaza, poniendo en predicamentos a la zaga local que alcanzó a reaccionar cada que fue exigida. Una vez superado el efecto Tamay, el partido volvió a ser un choque trabado y disputado en media cancha, con escasas llegadas de parte de ambos conjuntos, situación que el respetable calificó con algunos abucheos, al mantener ahogado el grito de gol, lo cual quedó para una mejor ocasión.

Con la lluvia como comparsa, al 53, los Potros a nada estuvieron de lograr su cometido, ello cuando Armando Escobar recibió un centro que le permitió sacar el disparo a media vuelta, pero su envío se fue a un costado de su objetivo, cuestión que los canes salvajes agradecieron tras pasar severo susto.

La última gran ocasión de auténtico peligro fue para los foráneos, que en tiro libre directo, pusieron a temblar a la fanaticada tlaxcalteca, luego de que Elbis Sousa puso el balón por encima de la barrera, obligando al guardavallas a lanzarse para desviar a una mano, coronando así el 0 a 0 que se extendió hasta el último suspiro.