Tarek Abdalá y López Gachúz,, arrestos pendientes por los desvíos de Duarte

*Ordenan detener a Tarek Abdalá y López Gachúz, presuntos operadores de empresas fantasma con Duarte

Ciudad de México.- Más de 3 mil 600 millones de pesos se desviaron de las dependencias e instituciones veracruzanas durante el sexenio de Javier Duarte a través de una red de empresas fantasma en las que están involucrados el exdiputado del PRI, Antonio Tarek Abdalá, y el contador Víctor Manuel López Gachúz, quienes ya cuentan con una orden de aprehensión en su contra.
De acuerdo con el medio Animal Político, además de ellos dos, la Fiscalía General del Estado de Veracruz solicitó el arresto de otros 23 exfuncionarios, 10 de los cuales fueron detenidos la semana pasada; tres de ellos fueron imputados por fraude.
En la nota Ordenan detener a Tarek Abdalá y López Gachúz, presuntos operadores de empresas fantasma con Duarte, el periodista Arturo Ángel precisó que “la acusación de la Fiscalía estatal se centra solamente en lo ocurrido en una parte del fraude ocurrida en el DIF de Veracruz y está relacionada con 28 contratos a empresas fantasma que asciende 112 millones de pesos”.
Agregó que son los mismos hechos por los que se solicitó la extradición de la extitular del DIF, Karime Macías, quien está viviendo en Londres por lo menos desde mayo de 2018 y fue detenida en octubre de 2019, acusada por el fraude durante la administración de su exesposo Javier Duarte de Ochoa.
Nueve de los 25 implicados son exfuncionarios del DIF, según la nota de Animal Político, quien afirma haber tenido acceso a la acusación presentada ante el juez y en la que se indica que los ex servidores públicos “se prestaron a el entramado de estas empresas fachada causándole un grave detrimento patrimonial al DIF” y “faltando a su objetivo principal, como es la asistencia social”.
Los otros 16 acusados son accionistas y/o apoderados legales de las compañías fachada que simularon la expedición de facturas para solventar los gastos del DIF; aunque no tenían ni los recursos materiales ni humanos para llevar a cabo los servicios que requería el organismo entonces encabezado por Karime Macías.
Al “exdiputado federal del PRI Antonio Tarek Abdalá –primero director de Finanzas del DIF de Veracruz, y luego como tesorero de la Secretaría de Finanzas estatal– se le responsabiliza de haber encabezado la operación administrativa que permitió que el DIF local concediera múltiples contratos a las empresas fachada”
“Se trata del presunto artífice del contacto del gobierno de Veracruz con la red de empresas fachada primero desde el DIF local y posteriormente de múltiples dependencias de la administración estatal”, explica Animal Político y precisa que la Tesorería se facturaron al menos 1 mil 459 millones de pesos de los 3 mil 617 millones desviados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.