Suspenden funeral porque el muerto se movía

Un acontecimiento insólito ocurrió durante un funeral, pues la familia decidió suspender las exequias porque el muerto comenzó a moverse.

Los hechos ocurrieron en el poblado de Quevedo, Ecuador, donde el fallecido de nombre Jaime Portilla Párraga, de 26 años de edad, quien había muerto el fin de semana pasado tras participar en carreras de motocicletas clandestinas y chocar contra otro piloto.

El hombre falleció de forma instantánea, según reportaron medios locales y no se le practicó autopsia, pues la religión de la familia no se los permitía.

El día del funeral, la familia se llevó una gran sorpresa al darse cuenta de que el cuerpo del difunto presentaba movimientos extraños, por lo que rápidamente decidieron sacarlo del ataúd, pues creyeron que seguía con vida y lo llevaron de nuevo al hospital, donde los médicos confirmaron que estaba muerto.

“Para Dios no hay imposibles, mi hijo tenía signos vitales y cuando se accidentó, los médicos dijeron que ya estaba sin vida, cuando no fue así, él tenía signos vitales, pero no lo quisieron atender en el hospital”, afirmó el padre del joven a la prensa local.

Los padres del joven afirmaban que Dios resucitaría a su hijo “como a Lázaro”, por lo que continuaron velando el cuerpo por un par de días más hasta que las autoridades locales tuvieron que intervenir hacerle la autopsia y reconfirmar el fallecimiento.

Según reportes médicos, es común que algunos fallecidos muestren algunos movimientos que la gente considera como supuestas “señales de vida” después de morir, tales como movimientos de extremidades, crecimiento de uñas y cabello, entre otras cosas.