SUCESOS Y COMENTARIOS

Enrique Tejeda Cruz

OCÉANOS, CLAVE PARA EL FUTURO DE LA HUMANIDAD

PARTE TRES Y ULTIMA

Viene de la parte dos.

El investigador sostiene que en nuestro país se mantiene una inmensa discrecionalidad en el otorgamiento de concesiones; mientras que, por el otro lado, los pescadores se han convertido en los obreros del mar que trabajan para permisionarios que no viven en la región y que se aprovechan imponiendo condiciones de explotación y esclavitud a sus trabajadores. Señala que es muy importante que se establezcan precios de garantía para los pescadores y que se elimine la figura del intermediario, quien se lleva la mayor porción de las ganancias.

 

Continua Parte Tres y ultima

También sin fundamento, “se culpa al último eslabón de la cadena, es decir, al pescador, como si él fuera el depredador, el culpable de la sobrepesca. Por lo que es necesario y fundamental que el Instituto Nacional de Pesca ponga atención a las pesquerías ribereñas y no solo en las de alto valor económico, como son las pesquerías de camarón, tiburón, pelágicos menores y otros invertebrados de alto costo, como el pepino de mar o la almeja generosa”.

 

El cuarto reto que subraya el especialista es el aprovechamiento estratégico que deberían tener las costas en ambos litorales y no es así. “El mercado global es irreversible y México sugiere debe tener el control de todos sus puertos para una economía marítima sustentable”.

Finalmente, el último reto que menciona el investigador es reconocer realmente el papel de nuestras costas frente al latente cambio climático el cual representa un riesgo a los servicios eco sistémicos que proveen no solo los arrecifes de coral, sino los manglares, pastos marinos y otros sistemas costeros.

Aunque los arrecifes de coral representan solamente el 1% de la superficie de los océanos, el 25% de las especies marinas dependen de ellos. Por otra parte, los llamados pastos marinos, sistemas dominados por plantas y flores angiospermas que crecen en el mar, tienen una función fundamental para el desarrollo de los ecosistemas.

 

Son alimento para especies como la tortuga marina y el manatí, pero también son área de crianza para peces pequeños y otras especies con valor comercial como la langosta y el camarón. Otra de sus funciones es que fijan la arena, pues sus raíces y rizomas estabilizan los sedimentos, lo que ayuda a la estabilidad de las playas. Otra de sus funciones es el carbono azul, como se le llama al carbono secuestrado en el ambiente marino.

 

Estos organismos de suma importancia por lo que representan para la vida marina, están en peligro por el calentamiento del océano, la contaminación de las aguas, el incremento en los niveles del mar y la acidificación. “No se puede seguir privilegiando el beneficio de unos cuantos, poniendo en riesgo todos los recursos de nuestras costas.

 

Le hemos dado la espalda y poca importancia al mar, cuando deberíamos ver que es una fuente de bienestar social y económico.  Aunque se tiene todo un andamiaje de campo y jurídico para sostener estos ecosistemas, pues existe una Comisión Intersecretarial para el Manejo Sustentable de Mares y Costas, publicada desde el 13 de junio de 2008.También existe una Política Nacional de Mares y Costas publicada desde el 30 de noviembre del 2018.

Sin embargo, Lo que hace falta para su buena marcha es “voluntad, dedicación y responsabilidad de todas las partes involucradas” para que su labor, implique buenos y benéficos resultados.

 

Hasta aquí la interesante información brindada como resultado de la investigación realizada por un selecto grupo de Científicos Experimentados del Instituto Graham, del Imperial College London, especializados en investigaciones sobre cambio climático y medio ambiente, y el doctor Luis Eduardo Calderón Aguilera, Científico e investigador de Ecología Marina, mares, océanos y los recursos marinos”  de la complicada y problemática situación que guardan los océanos y mares correspondiente a los litorales de nuestro país, representantes de enorme potencial y beneficios, ante la apatía y falta de atención de muchos años de los responsables del ramo.

 

¡Pásela bien y Pórtese mejor!