SUCESOS Y COMENTARIOS

Enrique Tejeda Cruz

 

EL BLOQUE OPOSITOR DESCONFIA NO SE LA CREE

Desde que el pasado jueves se votó en el Senado la ampliación del periodo de gestión del presidente de la Suprema Corte y de los consejeros de la Judicatura Federal, se comenta que han empezado a preparar una posición conjunta.

Hasta ahora, existen comentarios de que el consenso es no opinar hasta en tanto otro Poder, el Legislativo, defina el tema y una vez que lo haga se dará la posición con el mayor consenso posible y de manera institucional.

 

Se asegura que, desde el pasado sábado, los consejeros de la Judicatura y los ministros de la Corte han estado preparándose y en pláticas con el ministro presidente Arturo Zaldívar, evaluando la ampliación del mandato que aprobó la mayoría de Morena, con algunos votos de la oposición y hacen ver que esta semana no habrá posicionamiento, pero sí la entrante.

 

Y a propósito del sorpresivo y polémico artículo que amplía por dos años el mandato del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, mencionan que la preocupación y desconfianza del bloque de oposición es que una vez aceptado este tipo de modificaciones exista alguien el Poder Ejecutivo que quiera ampliar el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

No se la creen, aunque el propio presidente en varias ocasiones ha prometido que él se irá a su rancho en Chiapas al terminar sus seis años de gobierno, y de opinar que está en contra de la reelección presidencial, pero en el bloque opositor temen que llegado el momento no se hable de una reelección, sino de una ampliación de mandato, en este caso, con el fin de terminar algunas reformas o proyectos de la autollamada Cuarta Transformación.

 

Sin embargo, algunos consideran que este escenario es un disparate, otros señalan que si alguien hubiese dicho la semana pasada que se pretendía ampliar el mandato del presidente de la Corte también se habría calificado como un disparate.  Esperemos cual será el posicionamiento que tomen los ministros involucrados, ante la polémica desatada.

 

En otro orden de ideas, el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, hace uso de su capital político, dedicó todo el fin de semana a recorrer Campeche y realizar actos de proselitismo en apoyo a los candidatos del PRI y de la coalición integrada con el PAN y el PRD, tratando de reforzar las campañas en su tierra natal y de la que fue gobernador hasta hace 20 meses, cuando decidió pedir licencia para presidir al partido tricolor.

 

Según encuestas, Morena lleva la delantera para la gubernatura, con Layda Sansores, pero don Alejandro pone toda su esperanza en que la estructura priista que él ayudó a construir apuntale a su sobrino Christian Castro Bello para que se convierta en el nuevo gobernador e impida que el tricolor pierda por primera vez en su historia la gubernatura de Campeche. En esta elección, Alejandro le apuesta a la coalición va por México y se juega en ello todo su capital político.

 

Existen otros comentarios señalando que los consejeros que votaron en contra del registro de las candidaturas de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero y de Raúl Morón a la de Michoacán no temen al juicio político que Morena este día promovió en su contra.

 

El argumento que manejan los consejeros es favorable porque ellos simplemente aplicaron la ley y que el propio Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que sí hubo precampañas y en consecuencia los candidatos si violaron la ley y señalan que la Sala Superior del TEPJF tiene la facultad de modificar la sanción impuesta por el INE si así lo considera y que lo del juicio político, es parte del show propio de la temporada electoral.

 

¡Pásela bien y Pórtese mejor!