SUCESOS Y COMENTARIOS

Enrique Tejeda Cruz

CIENTIFICOS ENCUENTRAN CONEXION CON EL LIBRO DE GENESIS

 

Final de la parte TRES. Por el contrario, varios creacionistas de la Tierra Antigua, traducen la palabra como un período de tiempo con una duración definida, no necesariamente un ciclo de 24 horas. Esta interpretación de “yom” tiene un precedente en hebreo, pero en este caso, los miembros del grupo han llevado su definición un poco más lejos. Y con un poco, queremos decir mucho más.

 

PARTE CUARTA Y ULTIMA

Para los creacionistas ‘puede referirse a una teoría religiosa que sostiene que la creación del universo es obra de la divinidad’ de la Tierra Antigua, un día bíblico puede durar hasta billones de años. Significa que el período de tiempo en el que Dios creó la tierra podría haber durado épocas. Y debido a esto aún no sabemos realmente cómo, por qué o exactamente cuándo las placas tectónicas crearon los continentes, es fácil ver por qué esta explicación les parece tan atractiva a algunos. De ser cierta, entonces la Biblia bien podría describir la creación del planeta.

 

Sin embargo, muchos geólogos están entusiasmados con los hallazgos por muchas razones. Según el Daily Express, Wing ha dicho: “[Estos hallazgos están] en el límite del registro geológico. Es por eso que las rocas y la Tierra antiguas [son] tan divertidas”. Y existe la posibilidad de que las rocas de Pilbara nos enseñen aún más.

 

Wing fue citado por Sci-News.com diciendo: “Nuestros hallazgos podrían ayudar a los científicos a comprender mejor cómo y dónde surgieron por primera vez los organismos unicelulares en la Tierra. La historia de la vida en la Tierra rastrea los nichos disponibles. Si tienes un mundo acuático, un mundo cubierto por el océano, entonces los nichos secos simplemente no estarán disponibles”.

 

Entonces, para comprender el viaje de la vida en la Tierra, necesitamos descubrir cuándo el planeta generó una masa de tierra. La teoría de Wing y de Johnson, no descarta por completo que hubiese tierra. “No hay nada en lo que hemos hecho que diga que no se pueden tener microcontinentes diminutos sobresaliendo de los océanos”, explicó.

 

Wing continuó: “No creemos que haya una formación de suelos continentales a escala global como la que tenemos hoy”. Ahora él y Johnson tienen la intención de estudiar rocas jóvenes en todo el mundo en un intento de señalar el nacimiento de placas tectónicas. De hecho, Johnson fue citado por The Independent diciendo: “Tratar de llenar ese vacío es muy importante”.

 

Mientras tanto, la propia región de Pilbara está a punto de convertirse en parte importante del futuro de Australia Occidental. Mientras la industria minera sigue creciendo, el Gobierno está invirtiendo más de un billón de dólares en el área. Y los planes implementados son ambiciosos.

Las autoridades pretenden no solo aumentar la infraestructura, sino también la población de dos de los pueblos de Pilbara a 50.000 personas cada uno. Eso está muy lejos de los 60.000 residentes actuales en las tres regiones de Pilbara. Sin embargo, las ambiciones para el área histórica no terminan ahí, y tampoco todas incluyen la minería.

 

Uno de los objetivos del proyecto ha sido “[transformar] las comunidades mineras de Pilbara en ciudades y pueblos modernos”. Para hacerlo de manera efectiva, el Gobierno tiene la intención de concentrarse en proyectos comunitarios, desarrollo territorial y diversificación económica del área. Y el desarrollo de la agricultura en Pilbara puede conllevar a un alejamiento de la minería.

 

En concreto, una inversión gubernamental multimillonaria, hizo que las minas abandonadas se convirtieran en nuevas tierras de cultivo. La tierra comprada alrededor de las antiguas operaciones se ha utilizado para el cultivo de forraje para animales, aprovechando el exceso de agua utilizada en la extracción de minerales. Hasta ahora, se han financiado tres proyectos de este tipo en la zona.

 

Pero es posible que quienes se muden a Pilbara en los próximos años no tengan idea de que están tan cerca de algunas de las formaciones más antiguas del mundo. Mientras Johnson y Wing continúan buscando respuestas, la región siempre ofrecerá una ventana a un tiempo anterior a la vida de cómo la conocemos ahora, ya sea por intervención divina o por la naturaleza misma.

 

El tema y contenido de este interesante comentario es posible se familiarice con gran parte de los lectores que, sin ser especialistas, pero por su hábito a la lectura lo sea y, asimismo, resultará no tan popular y conocido para personas poco interesadas en este tipo de notas. Sin embargo, de una u otra manera es algo que su lectura nos deja además del conocimiento, bastante claro la polémica existente a través de los siglos, del concepto manejado tanto por la divinidad apegado al Génesis como por la ciencia vinculada a los constantes estudios y análisis realizado por los especialistas, Teólogos y Geólogos en relación a la creación del universo y la tierra.

 

El que a ti amable lector el contenido del presente comentario te haya sido interesante, para un servidor, es más que sentirme satisfecho.

 

¡Pásela bien y Pórtese mejor!