Secretaría de Salud de Veracruz, con históricas anomalías millonarias

*Auditoría Superior detectó posible daño patrimonial superior a los 2 mil millones de pesos

En su informe general ejecutivo del 2019, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) terminó por confirmar un posible daño patrimonial superior a los 2 mil millones de pesos en la Secretaría de Salud de Veracruz, observaciones que el titular, Roberto Ramos Alor, se comprometió a solventar en su momento.

El posible quebranto financiero más grande detectado en la dependencia se encuentra dentro del ramo de los recursos transferidos a través del Acuerdo de Coordinación Celebrado entre la Secretaría de Salud y la Entidad Federativa, es decir, el conocido como Seguro Popular.

De ese rubro, la ASF reclama que la entidad, de la que se auditaron 2 mil 644 millones 975 mil 300 pesos, de un universo de 4 mil 80 millones 363 mil 900 pesos, no comprobó el manejo de mil 963 millones 566 mil 700 pesos.

Ello representa el segundo mayor desfalco en la Cuenta Pública 2019 respecto a los recursos del extinto programa, tan sólo debajo de la Ciudad de México, que tiene que aclarar el destino de 2 mil 695 millones 221 mil pesos.

De este monto no solventado, la ASF abrió 22 acciones, entre estas 20 promociones de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria, así como dos Pliegos de Observaciones.

Por cuanto hace al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, Veracruz resultó señalado con un monto de probable daño en orden de los 88 millones 230 mil 400 pesos.

De todas las irregularidades detectadas en ese fondo, la Auditoría Superior de la Federación llevó a cabo un total de seis acciones para aclarar y en su caso, devolver los recursos malversados.

Igualmente, del Programa de Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral, la entidad veracruzana acumula señalamientos por 325 millones 713 mil 400 pesos.

Por este presunto quebranto, se iniciaron dos procedimientos para la aclaración del rumbo del dinero federal.

Cabe destacar que, en octubre pasado, cuando la ASF hizo entrega del segundo Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2019, donde ya advertía de los desvíos, el Gobierno Estatal descalificó el alcance de ésta.

Al respecto, el titular de la Secretaría dijo públicamente que el resultado estaba “mal” pues los recursos serían solventados, sin embargo, hace menos de una semana, en la tercera entrega del informe, la ASF confirmó el quebranto.

En su momento, el Secretario justificó que el Estado estaba siendo señalado por todas las dificultades ocasionadas por la pandemia del COVID-19, aunque esta situación inició de lleno en 2020, no en 2019.