Se hunde embovedado del parquecito CRI CRI

Se hunde embovedado del parquecito CRI CRI

*PC acordona el área.

Por: Ana María Vela

Con una antigüedad de 50 años, las losas del embovedado de aguas negras, que cruzan la ciudad, colapsaron a la altura del parquecito CRI CRI ubicado en el barrio de Tierra Blanca el Viejo. A unos metros de la clínica del ISSSTE.
Las intensas lluvias y el escurrimiento pluvial, reblandecieron la tierra que socavó una fracción aproximadamente de unos tres metros de largo, por dos de ancho, y unos tres metros de profundidad; dejando a la intemperie las columnas de piedra cantera construida en los años 1970 por la comisión del Papaloapan, la administración del ex presidente Nicolas González Sabino, y el patronato del sacerdote Ricardo Lara Ceja; con el objetivo de captar las aguas de la ciudad para encausarlas a las afueras del casco urbano.
Cabe destacar que el descubrimiento del colapso, lo hicieron vecinas del lugar, la Señora Isabel Maceo quien pertenece al patronato por mejoras del lugar, el cual antes era un basurero y ahora poco a poco lo han convertido en un área verde y espacio de recreación para niños y adultos. Justo ahí, el pasado seis de enero, se celebró el día de reyes con un evento masivo infantil, aunque con la multitud y el movimiento de gente se sentía la vibración de las losas más viejas, teniendo precaución de no bailar o brincar en esa porción del terreno.
Es hasta la tormenta de la noche del jueves que un estruendo atrajo la atención de los vecinos, que descubrieron sorprendidos el incidente. A la vez que agradecían a Dios, que no ocurrió de día, o con contingente.
Al ser notificado el departamento de protección civil, llegaron a acordonar el área por órdenes del director Florentino Jiménez Castro. A la vez que emitieron el reporte correspondiente a la dirección de obras públicas; para su rehabilitación.
En este espacio ecológico, han trabajado de manera intensa los recicladores a cargo de Lucy Escarpeta, los mismos vecinos voluntarios, coordinados por Maribel Domínguez Herrera y ciudadanos benefactores, que con donativos para la conservación del lugar, buscan alegrar a la niñez con eventos de esparcimiento y sana diversión. Por lo tanto manifestaron su preocupación, confiando en que las autoridades refuercen el embovedado con nuevos Pilates y losetas, para evitar accidentes mayores.