Río Amapa también se está secando

*-En pasos como el de La Carbonera y La Esperanza casi no hay agua.

smael Maldonado Larios/

Reportero de Crónica TB

Por la intensa sequía que se ha sentido desde el mes de abril y principios de mayo, este fin de semana muchos de los bañistas que acudían a los diferentes pasos del Río Amapa que divide a los Estados de Veracruz y Oaxaca simplemente se sorprendieron como el nivel del agua es demasiado bajo.

Ayer ante una temperatura de 45 grados con todo y sensación térmica muchos ciudadanos se fueron a refrescar al río llevándose la sorpresa que el Río Amapa que conecta a los municipios de Acatlán de Pérez Figueroa en el Estado de Oaxaca con Tierra Blanca en el Estado de Veracruz, en su paso hacia la comunidad de La Carbonera estaba casi seco, solo una mínima corriente de agua, a pesar de que en la zona montañosa estuvo lloviendo.

Román Juárez Pérez comentó a través de una publicación que “Nunca imaginé ver nuestro río Amapa así, lo que fue el cruce del camino Tierra Blanca -La Carbonera, Oaxaca, donde muchas veces no sé podía pasar en vehículo por que se apagaban, ya que el agua les llegaba alguna veces y se quedaban ahí o hasta se les metía el agua al interior y hoy está seco, hoy solo es un charquito a punto de dejar de pasar agua, hagamos algo Gobierno y ciudadanos”.

En efecto el nivel del Río Amapa en sus diferentes cruces prácticamente ha disminuido considerablemente, al grado de que se nota como el agua solo pasa por enmedio y las piedras completamente seca, siendo para los vehículos ahora como un camino más para comunicar a las comunidades de Oaxaca y Veracruz.

Piden que se intervenga antes de que el río deje de tener agua, ya que han notado como muchos con bombas se roban el agua del río para regar los cañales y es que la deforestación en los límites de Oaxaca y Veracruz es más que evidente, puesto que muchos talaron todos sus árboles para la siembra de la caña y ahora se han convertido en zonas bastante áridas.

Se esperaba que el fin de semana entre el viernes y sábado lloviera y para mala fortuna en el municipio no cayó casi nada de agua y los afluentes como el Río Amapa nuevamente se vieron afectados porque la escasez de agua cada vez es más evidente como lo muestran fotografías que se presentan con esta información.

Algunos de los ciudadanos comentaron fuera de entrevista que hace muchos años este río fuera o no época de calor mantenía un nivel de casi un metro, a veces por la intensa sequía de los meses de abril y mayo disminuía, pero ahora notan que esa disminución es extrema, anexando además la contaminación con plásticos y bolsas que muchas personas de manera inconsciente arrojan al afluente natural.

De continuar así en menos de 10 años se pudiera estar hablando de que el rio estaría seco y solamente en época de lluvias seria que tendría agua por lo que urge que no se siga explotando para uso de riego de cañales, ya que en algunos pasos ya no hay agua ni para bañarse.

Finalmente en otros pasos como el Julieta y el Yale la disminución de la corriente de agua también se hace evidente, por lo que algunos de los bañistas mencionaron que si no se cuida el afluente en época de sequía ya no tendrá el agua ni para acudir a bañarse.