“Quiera Dios no nos inundemos”: Doña Camerina

*Ayer estuvo la pesada máquina mano de chango dragando la zanja cara sucia en la esquina de Clavería y calle Córdoba.

Irene Terrones Ortiz
Reportera de Crónica TB

 

Vecinos de la calle Córdoba y Clavería entre los límites de la colonia FREDEPO y Hoja del maíz estuvieron ayer muy pendientes de los trabajos de dragado que realizaba la mano de chango sobre uno de los tramos más complicados de la zanja cara sucia.

En este punto nos encontramos a las Señoras Camerina Torres y a María de la Paz Cano, vecinas más próximas al arroyo, el estar pendientes observando el dragado es, porque dicen, llegada estas fechas de las lluvias nos preocupa que se nos vaya meter el agua, la zanja ya muy crecida desborda y se nos mete el agua.
-Hasta dónde llega el nivel?-

“Hasta tapar la calle, está la pavimentada. -¿Cómo se llama esta calle doña Camerina?-

“Es la calle Córdoba”.

El terreno de ambas es el más próximo al arroyo cara sucia y aunque llega la maquinaria a dragar llegados los temporales fuertes la furia de la naturaleza nadie la detiene, dice, “porque si llueve mucho esto se crece bastante el agua termina saliéndose y tapa toda la calle, y el agua a nosotros se nos viene de golpe”, plática María de la Paz.

“Ya en una ocasión nos tuvimos que ir a refugiar a un albergue, fue en el DIF creo allá nos llevaron porque todo esto se desbordó, el agua se nos metió a la casita.
El hogar de ellas, está apenas construida de tablas, láminas y hasta hace poco el piso era de tierra.

“Mire ahorita ya podemos decirle que tenemos piso de cemento, apenas nos lo hicieron” comentaban muy contentas, al menos lodo dentro de su humilde hogar ya no tendrán en estás lluvias”.

Y si hay miedo a la zanja?-

” Claro que sí, ya cuando comienza a llover mucho de plano no dormimos pensando en que esto se puede desbordar y venir todo el agua de golpe. Aunque ya están dragando?-

” Aún así, ayuda la limpieza pero luego cuando se dejan venir esos aguaceros el agua a su paso se trae muchas cosas, y hay una parte aquí cerca de la zanja que creo tiene varillas y ya no permite el paso del agua, ahí es donde se tapa, se dice que es por la barda pero honestamente no sabemos, abajo (al interior de la zanja) bajo el puente entre calle Córdoba y Clavería es donde se dice que ya se tapa la salida por eso toda el agua se viene de rebote, ojalá esté año no caiga tanta agua, si no imagínese el riesgo es para nosotros que estamos muy cerca del arroyo, pero quiera Dios y no nos llueva mucho por aquí en este tramo si se nos viene de golpe el agua de la zanja”.