Que el Cristo Redentor está bien, no es zona arqueológica.

*El plano y el expediente general del ejido Loma de Manantial que se tienen, no hay referencia de que haya zona arqueológica en alguna parcela.

Manuel Regueyra
Reportero de Crónica TB

El tema del Cristo Redentor que han instalado en una parcela del ejido Loma de Manantial, comento que nosotros como Procuraduría Agraria a la hora de realizar los trabajos de limitación, destino y estimación de tierras ejidales, basada en el artículo 56 de la Ley Agraria, cuando llegamos con la brigadas de medición, ya sea del Instituto de Estadística, Geografía e Informática (Inegi) o del Registro Agrario Nacional (RAN), vemos algún predio que pudiera manifestar alguna posible zona arqueológica, le da vista al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que se encuentra en la ciudad y puerto de Veracruz, indicó el Responsable de la Oficina de Residencia de la Procuraduría Agraria en Cosamaloapan, Ángel Barrios Domínguez.
A su vez ellos corroboren en su base de datos si tienen con la información georreferenciada que uno les hace llegar, si está registrada esa área como posible zona arqueológica, en el momento en que ellos nos contestan por oficio, determinan si la tienen o no es zona arqueológica, añadió.
Y a su vez, cuando ellos determinan que es zona arqueológica, la brigada de medición delimita la superficie que se encuentra posiblemente dentro de la misma parcela como zona arqueológica, y en el plano general que se elabora para el ejido y que se inscribe en el RAN, se marca la posible superficie con la leyenda INAH dentro de la misma parcela del ejidatario, en ese sentido tenemos algunos ejidos que están referenciados de esa manera, precisó Barrios Domínguez.
En el caso particular de Loma de Manantial, chequé el plano y el expediente general del ejido que tenemos en la Procuraduría Agraria a resguardo, y no tenemos referencia de que haya vestigios o zona arqueológica dentro de alguna parcela de ese ejido, afirmó.
Para nosotros como Procuraduría Agraria no lo tenemos, quiere decir que el INAH cuando
se delimitó el ejido no lo tenía considerado; desconozco en este momento si oficialmente el INAH ya hizo algún pronunciamiento directamente sobre el predio, nosotros como Procuraduría Agraria en los planos no lo tenemos considerado como zona arqueológica, reiteró.
Repito, desde el momento en que nosotros hacemos los trabajos de delimitación, no recuerdo exactamente la fecha, pero debe tener por lo menos 15 ó 16 años como mínimo que ese ejido fue delimitado, se debió haber hecho la notificación al ejidatario: Señor, en su parcela o en su predio se encuentra una zona arqueológica, apuntó.
En estos momentos puedo decir que documentalmente para la Procuraduría Agraria no es zona arqueológica, pero desconozco el pronunciamiento oficial del INAH, manifestó Barrios Domínguez.
¿Cuáles serían las implicaciones legales de resultar una zona arqueológica y haber instalado el Cristo Redentor?
Ahí correspondería, ahora sí, de acuerdo a lo que establezcan los lineamientos y el reglamento de manejo de zonas arqueológicas y monumentos nacionales la determinación, en un momento dado, de la posible sanción a la que se puedan hacer acreedores, respondió.
Aquí es importante, y no perder el punto de vista, que legalmente, aunque no tengo a la vista el Certificado Parcelario del ejidatario, pero sí lo revisa él y en la parte de atrás no esta referenciado que hay zona arqueológica, legalmente no la hay, refirió.
Fijo postura como Procuraduría Agraria, para mí, de acuerdo a los antecedentes que tengo en mi oficina en Cosamaloapan de la Residencia de la Procuraduría Agraria, no tenemos registrados vestigios arqueológicos, pero en estos momentos desconozco la postura del INAH, si ya hicieron un pronunciamiento de manera oficial, para la Procuraduría Agraria no es zona arqueológica porque en el plano no lo tenemos referenciado, el ejidatario tiene el Certificado Parcelario y lo puede exhibir, y en el plano ahí se verá, cerró el Liceciado Ángel Barrios Domínguez.