Que 10 de mayo tan a toda madre

Que 10 de mayo tan a toda madre

*.-Unos con madre, otros sin madre.

Willy Trápaga
Reportero de Crónica TB

Ayer 10 de mayo, pese a la contingencia sanitaria gracias al Covid-19 el comercio en el municipio de Tierra Blanca, se sigue viendo afectado y nos está llevando la “china poblana”.
Ahora sí se vio muy triste el mercado 20 de noviembre, más que otros años en estas fechas, pues a los floristas del interior del mercado no se les permitió sacar sus ventas de flores a la calle, todo el mercado lució triste y abandonado.
Todo lo contrario fue sobre la calle Benito Juárez desde Constitución hasta la Melchor Ocampo y 5 de mayo entre Juárez y Madero y 16 de septiembre, en este cuadro de la ciudad se ubican varios puestos de flores y aunque usted no lo crea la gente se abarrotó para realizar compras en esos lugares, tales como ramos de flores, arreglos majestuosos de rosas y otras cosas más para obsequiar a la reina del hogar, esta acciones tienen consecuencias buenas y malas, las buenas fueron las alzas en las ventas de flores y el comercio local, lo malo es que la mayoría de las personas que acudieron a hacer compras, o simplemente a realizar pagos a ciertas tiendas departamentales, no portaban el cubre bocas a pesar de las recomendaciones de la Secretaría de Salud Federal, Protección Civil Municipal y otras instituciones de Salud, así como también el H. Ayuntamiento de Tierra Blanca de que portáramos el cubre bocas, evitáramos aglomeraciones y respetar la sana distancia entre nosotros, esto último puede traernos consecuencias dentro de esta pandemia que estamos viviendo en la actualidad evitar enfermarnos y enfermar a nuestras familias. Hay que tener conciencia en ello por amor propio y amor a los nuestros.
Y pues así se vivió este 10 de mayo además de un tráfico vehicular en el cual no se podía ni transitar sobre la calle Juárez, los floristas haciendo su agosto en ventas, y las madrecitas celebrando en casa. Los que tienen a sus mamacitas la disfrutaron un año más esperando que lleguen sanas al siguiente festejo de 10 de mayo. Y los que no tenemos esa dicha de tenerlas entre nosotros no nos queda más que recordarlas en nuestra mente y corazón.