Presupuesto para fracking se disparará en 2022 en Veracruz y otros estados

*La Alianza Mexicana contra el Fracking (AMCF) advirtió que el Gobierno Federal propone asignar 15 mil 216.6 millones de pesos al fracking para el 2022 al proyecto “Aceite y Gas en Lutitas” y al Proyecto Terciario del Golfo.

Veracruz, Ver.- (AVC/José Juan García) La Alianza Mexicana contra el Fracking (AMCF) advirtió que el Gobierno Federal propone incrementar el presupuesto para el 2022 a dos proyectos de extracción de hidrocarburos que requieren el uso de fractura hidráulica o fracking en yacimientos no convencionales ubicados en varios estados del país, incluido Veracruz.

Según el colectivo, conformado por más de 40 organizaciones civiles y sociales, el Gobierno Federal propone asignar 15 mil 216.6 millones de pesos al fracking para el 2022 cuando este año se ejercieron solo 4 mil 766.3 millones de pesos a esa actividad.

A través de un estudio, la alianza detalló que el Gobierno Federal asignará 11 mil 657.3 millones de pesos al proyecto “Aceite y Gas en Lutitas”, el cual tiene como objetivo evaluar el potencial petrolero de hidrocarburos no convencionales y está previsto que concluya en diciembre de 2022.

“Abarca parte de los estados de Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y Veracruz, específicamente las provincias petroleras de Sabinas, Burro-Picachos, Burgos y Tampico-Misantla, donde se asientan comunidades indígenas, mestizas y campesinas”, detalló la AMCF.

De acuerdo con el colectivo, el Gobierno Federal propone asignar un presupuesto de 3 mil 555.2 millones de pesos al Proyecto Terciario del Golfo, que se ubica en los estados de Puebla y Veracruz e incluye 29 campos productivos de aceite y gas asociado y se divide en ocho sectores: Soledad-Coyotes, Aguafría-Coapechaca, Tajín-Corralillo, Presidente Alemán-Furbero, Sitio-Tenexcuila, Amatitlán-Agua Nacida, Coyol Hupama y Miquetla-Miahuapan.

El campo Soledad Coyotes se localiza a unos 25 kilómetros de Cerro Azul y tiene 158 pozos petroleros.

El campo petrolero Aguafría-Coapechaca se ubica a 12 kilómetros de Poza Rica y tiene más de 800 pozos perforados de los que 533 son pozos productores.

El campo Tajín-Corralillo está entre Puebla y Veracruz en los municipios Coatzintla, Papantla, Tihuatlán y Venustiano Carranza donde hay más de 400 pozos productores.

El campo Presidente Alemán-Furbero tiene 61 pozos productores. Mientras que el campo sitio- Tenexcuila se ubica en el sector norte de Chicontepec tiene dos pozos exploradoros bajo la fracturación hidráulica.

Los campos Amatitlán-Agua Nacida se encuentran entre Poza Rica y Cerro Azul con 18 pozos productores de gas

El campo Coyol Hupama ubicado a 40 kilómetros de Poza Rica con 131 pozos productores,

El campo Miquetla-Miahuapan, se ubica en la parte central oriente del llamado Paleocanal de Chicontepec, comprende los municipios de Francisco Z. Mena, en el estado de Puebla, Tihuatlán, Castillo de Teayo y Álamo Temapache en Veracruz, con 70 pozos productores.

Este proyecto se inició en diciembre del 2002 y está previsto concluir en diciembre del 2031 y por su geología requiere el uso del fracking para su explotación.

La AMCF manifestó que se trata de la mayor asignación presupuestal que el Gobierno Federal propone para el fracking, lo cual indicó que contradice el compromiso presidencial número 75 de Andrés Manuel López Obrador, quien afirmó que no se usarían los métodos de extracción de materias primas que afectaran a la naturaleza y que agotaran las vertientes de agua como el fracking.

El PPEF 2022 deberá ser aprobado antes del 15 de noviembre por el pleno de la Cámara de Diputados y, en caso de aprobarse, el presupuesto previsto para 2022 en fracking será el mayor asignado a esta práctica en los últimos siete años en México.

De aprobarse el PPEF 2022 en los términos enviados por el Ejecutivo Federal al Congreso, resultaría que de los años 2020 a 2022, se habrían asignado 31 mil 927.3 millones de pesos ($31,927,325,112 pesos) para fracking. Esto es 83.6% más que lo asignado durante los tres años anteriores (2017, 2018 y 2019).

Por último, el colectivo exigió a la Cámara de Diputados que se asignen cero pesos a los proyectos del fracking, que se reasignen esos recursos a prioridades ambientales y de derechos humanos y que prohíban definitivamente esa práctica que solo contamina los recursos naturales.