Por las banquetas….

De simulacro y favorecidos

La dificultad es una excusa que la historia nunca acepta

John Kennedy

La primera quincena de diciembre las dos administraciones municipales, la que se va y la que llega a partir del 1 de enero de 2022, llevarán a cabo un simulacro de Entrega-Recepción porque así lo marca la ley.

Ahí se podrá conocer quiénes son los que van a ocupar puestos importantes como la tesorería, secretaría, contraloría, que tendrán que ser aprobados por Cabildo al igual que el secretario del Ayuntamiento, así como el director de Obras Públicas y el encargado del Área Jurídica, Catastro, Ingresos, Comercio, Recursos Humanos, entre otras, aunque estas podrían ser las más importantes.

También se podrá conocer a quien será la Presidenta del DIF Municipal y la directora, no hay que olvidar que El Preciso es soletero y por lo tanto tendrá que buscar alguna persona para que ocupe el puesto de Presidenta, aunque también puede ser Presidente, que ocurre cuando no es presidente sino presidenta municipal, el puesto es honorifico y por lo que no se tiene un salario, pero sí algunos gastos de representación.

Y una vez recibida la administración municipal, el nuevo gobierno tendrá un cierto periodo para realizar un dictamen de la situación en que recibió la administración municipal, de lo que entregó el gobierno saliente, hasta dónde es real y hasta dónde no lo es.

El cuatrienio 2018-2021 no tendrá ningún problema con la rendición de cuentas, sin embargo asuntos como el desvío de recursos por casi 3 millones de pesos, dinero que fue tomado del Fondo de Infraestructura Social Municipal (Fism) y que viene etiquetado para disminuir el rezago y abatir la pobreza, fue desviado para ser utilizado en gasto corriente;

Las 240 toneladas de AC-20 que fueron sustraídas de una bodega en la ciudad oaxaqueña de Salina Cruz, y de las que solamente tenían autorización para mover El Preciso y su director de Obras Públicas, el fallecido Juan Carlos Román Herrera y por todos conocido como El Charmín, que ya muerto puede resultar el culpable de la desaparición de las 240 toneladas de AC-20 que alcanzaban un precio en el mercado cercano a los 3 millones de pesos, y la mitad en el mercado negro;

Y el daño causado al municipio no fue tan sólo el robo de las 240 toneladas de AC-20, sino que Pemex dejó de donarle combustible (diese y gasolina) y material asfáltico 2 años al municipio, 2016 y 2017, y para que Pemex siguiera donándole combustible al municipio, la actual administración municipal tuvo que pagar en abonos chiquitos los casi 3 millones de pesos por el material asfáltico robado de una bodega en Salina Cruz, Oaxaca, y por lo que la pasada administración municipal no pudo comprobar en qué utilizó el material asfáltico;

Y lo mismo pasó con el Programa Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), 3 millones de pesos gastados en un despacho patito que capacitó a los elementos policiacos, y como la pasada administración municipal no pudo solventar la observación que hizo el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, le suspendieron 2 años los recursos de este programa, que con la llegada de la nueva administración municipal se recuperaron, aunque antes se tuvo que denunciar el hecho contra quién resulte responsable;

Y la invasión del San Blas por parte de Florentino Alfaro Castro y su gente, y el cheque por 1 millón 600 mil pesos que Alfredo Osorio Medina 1 mes antes de terminar su gestión como alcalde le extendió a Florentino y que ahora ya suma 3 millones 89 mil pesos.

Cómo recibirá estos asuntos la nueva administración municipal que por primera vez en 11 años no será panista, buscará que se agilicen las denuncias o cómo hasta ahora, nadará de a muertito diciendo que todo está en manos de la Fiscalía General del estado, que ya hicieron la parte que toca al gobierno local.

¿Usted qué cree desconfiado lector?

Suena fuerte que el Ingeniero Marcelino Luna Gómez será el director de Obras Públicas en el próximo gobierno llamado de izquierda y a muchos contratistas no les agrada que lo pueda ser.

Sin embargo, y a pesar de los peros que pueda tener el Ingeniero Luna, lo cierto es que se la ha jugado con Morena, impulsó la candidatura del diacono Miguel Ángel Ochoa Cruz (El Pirri) y apoyó hasta donde pudo al Tal Álvaro.

Sin embargo quienes más furibundos están con que el Ingeniero Marcelino pueda ser el director de Obras Públicas son los contratistas que se han visto favorecidos en los gobiernos panistas, contratistas que también han financiado las campañas de los candidatos del PAN y que en la última elección se quejan de que fueron timados por el candidato.

Marcelino los conoce bien y sabe de que pata cojea cada uno, incluso lo que le mete cada uno de los contratistas a las campañas panistas, no solamente en Tierra Blanca, sino también en otros municipios.

Y que todos ellos, sobre todo los contratistas más favorecidos con obra pública en las administraciones panistas, que seguros estaban que ganaba el candidato de los pitufos, que pusieron los huevos en una sola canasta, la de color azul, y no sólo eso, sino que también pagaron una campaña sucia en contra del candidato de Morena, ahora no tienen cara para solicitar obra en la próxima administración municipal que no será panista.

Y Don Francisco los conoce bien, sabe quienes son los contratistas que se han visto favorecidos en la última década con obra pública municipal a cambio de financiar campañas, y que ha llegado el momento de cobrárselas todas.

Eso sí, hay que traer marcando el paso al Ingeniero Luna, quien también tiene lo suyo como constructor, pero sabe el oficio y conoce la normativa.

Y desde luego que los morenos tienen un compromiso moral con Don Francisco, que en las dos últimas campañas de los candidatos de Morena a la Presidencia Municipal ahí ha estado, en la derrota de 2017 y el triunfo el pasado 6 de junio.

Al igual que él, muchos Ingenieros y Arquitectos han tenido que buscar trabajo en otros municipios o se dedican a realizar obras particulares, aunque con la pandemia también el ramo de la construcción se ha visto afectado.

Aunque lo que más debería importar de Don Francisco es que como director de Obras Públicas funcione, que la obra que se realice siendo director sea de calidad y a precio justo, que sean contratistas locales los responsables y la mano de obra local la que la ejecute.

Que se acabe el entre que repercute en la calidad de la obra y que no se constituyan entre cuates empresas constructoras de la noche a la mañana y se les asigne la obra más importante.

Don Francisco sabe bien el tejemaneje, las costumbres en la obra pública y conoce muy bien a los contratistas locales que estos últimos años se han visto favorecidos con la obra, aunque con Tito Delfín Cano la obra más costosa la realizaron constructores fuereños, uno de ellos peluquero que llegó a ser alcalde de Azueta y la esposa de Tito, su impulsor,  la sindica única.

¿Cómo los ves abusadillo lector?