Pitcheo de Braves pone freno a invicto de Dodgers

ARLINGTON, Texas — El pitcheo de los Atlanta Braves parece en control automático desde que comenzó la postemporada y este lunes el equipo que mejor batea, Los Ángeles Dodgers, ya recibieron su primera dosis.

Los Braves vencieron a los Dodgers en el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional con pelota de cuatro hits, que permitió el abridor Max Fried y juego perfecto de tres relevistas combinados durante cuatro entradas.

En cambio, el relevo de los Dodgers, ese que sólo había permitido cuatro carreras limpias desde el 22 de septiembre y que había estado casi impasable en las dos primeras rondas de los actuales playoffs, fue castigado con esa misma cantidad de anotaciones en la novena entrada por los bateadores de Atlanta.

“Nuestros lanzadores nos dieron la oportunidad de ganar”, dijo el manager de Atlanta, Brian Snitker, en video conferencia después del partido. “Sabemos que hay que evitar cualquier error porque los bateadores de ellos te harán pagar. Y así fue. Max (Fried) estuvo eficiente. Tal vez no fue perfecto, pero hizo lo necesario para mantenernos en el juego”.

Ambos abridores salieron del partido tablas. Walker Buehler, el de los Dodgers, abrió el partido permitiendo cuadrangular de Freddie Freeman en la primera entrada. Y Fried aceptó el suyo de Kike Hernández, en un descuido en el quinto inning.

“Me sentí bien, pero tengo que dejar de estar regalando bases”, dijo Buehler, quien sólo permitió tres hits y ponchó a siete en cinco innings. “Estuve bien físicamente y estoy contento porque pude lanzar más en el partido, Pero tengo que ser más eficiente”.

En el octavo capítulo, Dustin May, el segundo de cinco relevistas de los Dodgers y quien ya había sacado perfecto el séptimo rollo, permitió que se le llenara la casa. Hasta que llegó el mexicano Víctor González a sacar el último out para evitar lo que ya parecía el desempate seguro.

Pero ese llegó en el noveno cuando el tercera base de los Braves, Austin Riley, conectó cuadrangular para el 2-1 y luego Marzell Ozuna, con sencillo productor, y Ozzie Albies, con el tercer jonrón de la noche para su equipo, sellaron el juego.

“Simplemente no funcionó”, dijo el manager de los Dodgers, Dave Roberts sobre sus relevistas en la novena entrada. “Pero confío en que mañana regresaremos a hacer el trabajo”.

Los Braves ahora están 6-0 en la actual postemporada, que incluye tres victorias en el juego inaugural de sus series, después de que tenían una racha de 10 primeros partidos de series de playoffs consecutivos con derrota.

“Es lo que hacen estos muchachos”, dijo el manager de los Braves. “Dije que somos como un juego de la NBA, no quieres irte porque muchas cosas no suceden hasta el último tercio”.

“Han sido así desde hace unos años”, agregó Snitker. “Estos muchachos nunca se rinden, siguen haciendo turnos al bate y haciendo lo suyo”.

De cualquier manera, quizá la mejor noticia del partido inicial de esta serie fue que representó el regreso de los aficionados a un estadio de las Grandes Ligas. 10,700 fans, que compraron todos los boletos puesto a la venta, estuvieron presentes en el juego que además representó la primera vez que el nuevo estadio de los Texas Rangers recibió público en su historia.

Y para la buena fortuna de los aficionados de Atlanta, que tuvieron gran presencia física y escandalosa, los ganadores del Juego 1 de Serie de Campeonato de la Liga Nacional han avanzado al Clásico de Otoño en 70 por ciento de las ocasiones, 35 de 50 veces, incluidas seis de las siete series anteriores.

El segundo juego de la serie se disputará este martes. Clayton Kershaw (2-0, 1.93) será el abridor de los Dodgers e Ian Anderson (2-0, 0.00) hará lo propio por los Braves.