Los precios de alimentos también matan

*-Amas de casa dicen que pronto ya no van a poder comprarlo.
*-Verduras se han mantenido en su precio.

Ismael Maldonado Larios/
Reportero de Crónica TB

En plena pandemia lo que ha estado aumentando es el kilogramo de pollo, puesto que en tan solo unas semanas de 38 pesos se ha elevado el precio hasta los 46 pesos, por lo que las amas de casa han asegurado que de seguir subiendo el costo ya no podrán adquirirlo.

A través de mensajes en el programa de noticias matutino en Radio Max las amas de casa denunciaron que desafortunadamente las pollerías desde hace varias semanas le han estado subiendo de 4 a 5 pesos al kilogramo de pollo y en algunos hogares muchas veces ya no cuentan con el efectivo porque se han quedado sin trabajo sus familiares.

La ama de casa Litzy Cruz expuso a este medio de comunicación que la semana pasada cuando acudió a conocida pollería ubicada en el centro de la ciudad encontró que el kilogramo de pollo surtido estaba en 41 pesos, es decir, había aumentado de 38 ó 39 pesos que había estado en el mes de mayo, pero esta semana que concluía resulta que le dijeron que el pollo había subido hasta los 46 pesos, algo que realmente era un golpe para su economía en estos tiempos tan difíciles donde muchos han perdido su trabajo.

Señaló que, “lo que están haciendo es que ya no vamos a comprar pollo, ahora esta barata la verdura porque el tomate esta entre 10 a 15 pesos y mire el pollo que nosotros buscamos por más barato que la carne de res o puerco, resulta que cada semana le están aumentando, la verdad no sé a dónde vamos a llegar o bueno si sé, a no comprar porque no hay dinero”.

Al preguntarle que si estaba dentro de las familias donde el jefe de la casa había sido despedido o se había quedado sin empleo dijo, “no afortunadamente no es mi caso, pero si está nosotros estamos sufriendo se imagina quiénes sí han perdido su trabajo y no tienen ni para comprar unas alitas o una pierna de pollo por lo caro que se está poniendo, ojalá que eso lo viera el gobierno que ahora que la situación está más difícil le están aumentando a todo”.

Este medio de comunicación acudió precisamente hasta algunas pollerías donde se confirmó que en efecto el pollo estaba aumentando su precio y el más barato era de 46 pesos el kilogramo en la pollería que se encuentra en la calle Constitución entre Serdán y Juárez.

A diferencia de los productos de la canasta básica el precio del kilogramo del pollo no está regulado por la PROFECO, por lo que los comercios pueden o no bajarle de acuerdo a como ellos están consiguiendo cada pollo para su venta.