La Sedatu vetó a Tierra Blanca en Programa de Vivienda por mal manejo

*La administración Saulista no pudo comprobar la construcción de 40 viviendas para personas que no tenían casa y pagaban renta.

Manuel Regueyra
Reportero de Crónica TB

En el cuatrienio que está por terminar no llegaron apoyos al municipio por parte de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Y no es porque no se hayan gestionado Programas ante la dependencia federal, sino porque el municipio de Tierra Blanca está vetado por el mal manejo del Programa de Vivienda en la pasada administración municipal.

El programa federal era manejado por la Dirección de Desarrollo Social, a cargo de David Navarro Nabor en ese entonces, quien renunciara como director dejando todo hecho un desorden en la segunda etapa del Programa de Vivienda.

Alrededor de 150 viviendas serían construidas, la Comisión Nacional de la Vivienda (Conavi) y la Sedatu como Enlace, aportaría los materiales, el gobierno municipal la mano de obra y el beneficiario 10 mil pesos y el terreno donde se construiría la vivienda.

Las viviendas que serían construidas constarían de una sala comedor, un baño entero y dos habitaciones y los beneficiarios serían principalmente aquellas personas que no tenían casa y pagaban renta.

La construcción de las casitas, como les llamaron, fue detenida porque se desaparecieron 200 toneladas de cemento y varios millares de block que mandó la Conavi, se habló que varias toneladas de cemento se echaron a perder y que otras tantas fueron desviadas a obra pública que realizaba la administración.

La construcción de las casitas quedó en manos de unos cuantos contratistas, quienes cobrarían 32 mil pesos, quejándose unos de que tuvieron que entrarle con 5 mil pesos por casita.

Y se descubrió que un Agente Municipal logró salir beneficiado con 3 casitas y que trabajadores jubilados de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y de Petróleos Mexicanos (Pemex), también por 10 mil pesos pudieron adquirir varias viviendas para venderlas después.

Extraoficialmente se sabe, que son alrededor de 40 viviendas las que quedaron sin construir, pudieran ser más, por lo que el pasado gobierno municipal no pudo solventar en qué ocupó el material de construcción que la Conavi aportó para la construcción de las viviendas y los que aportaron sus 10 mil pesos se quedaron con la esperanza de contar con una casita.

Para deslindar responsabilidades y buscar que la Sedatu diera más apoyos al municipio, el gobierno municipal actual habría interpuesto alguna demanda ante la instancia correspondiente, sin embargo no le valió porque durante los 4 años de gobierno la Sedatu no aprobó ningún recurso.