La policía de Acatlán mata por error a chiquillo de 16 años

*Los sueños de la joven promesa del futbol, se ven truncados de repente.

*Era ciudadano americano, pero llegó a Vicente con sus padres.

*Policías Municipales que iban en la patrulla 0023, los presuntos asesinos.

Humberto Gutiérrez Robles
Reportero de Crónica TB

La noche de ayer Martes 9, alrededor de las 23:00 horas en la comunidad de Vicente Camalote, municipio de Acatlán de Pérez Figueroa, Oaxaca, se disponían a descansar, pero la quietud de la noche se vio interrumpida de repente, al escucharse detonaciones cerca de la gasolinera que se encuentra a la entrada de la población.
En el lugar un joven caía de lleno tras haber recibido heridas a quemarropa.

Se trataba del jovencito de apenas 16 años de nombre Alexander Gómez Martínez, estudiante del segundo semestre de bachillerato, quien únicamente acudió al establecimiento a comprar un refresco en compañía de otros amigos, ya que se disponían a cenar en su casa.

 


De repente se acerca a ellos presuntamente la unidad policial 023 al mando del Comandante Ciken Ventura Valerio, Director de la Policía Municipal de Acatlán de Pérez, les ordena detenerse para realizar la revisión correspondiente, sin embargo en el proceso, los elementos determinan que el hoy occiso portaba un arma de fuego y disparan contra la humanidad del joven Alexis, quien cae herido de gravedad, en ese instante tratan de darle los primeros auxilios pero debido a los impactos recibidos, murió casi al instante.

De inmediato sus familiares fueron alertados tras lo ocurrido al menor de 16 años de edad.

 

Todo se volvió de repente un ir y venir, la gente salió a la calle para clamar justicia por el artero asesinato cometido al joven estudiante, quien murió a manos de la propia Policía Municipal, la cual dijo que pensaron que llevaba un arma consigo.

+.-Le decían “Chander” y era ciudadano americano.

Alexis Gómez nació en la unión americana, vivió su infancia en el país vecino, precisamente en Carolina del Norte; esto de acuerdo a datos recabados en su identificación.


El jovencito de apenas 16 años llegó a México con su familia meses atrás, con todas las ilusiones bajo el brazo propias de un joven estudiante y dedicado; ingresó al plantel COBAO 16, donde a decir de sus maestros siempre se comportó muy bien, era un excelente alumno, comprometido con sus entrenamientos de futbol, lo que le valió un lugar en el equipo de Futbol rayados de Monterrey filial Tierra Blanca, quien le dio una beca para estudiar en la Ciudad de Orizaba y así pudiera continuar con su camino al sueño más grande que tenía, ser futbolista profesional .

Ese sueño hoy se rompe de repente al ser cruelmente asesinado, la sociedad exige justicia a las autoridades, un garrafal error que le costó la vida a un joven de familia, sano y deportista.

La mamá exige justicia


“Mi hijo no era malo, mi hijo no fumaba, no tomaba, mi hijo tenía un sueño y esos hijos de su pu%$& madre se lo han truncado; yo soy una mujer fuerte, me lo mataron porque ya lo vi y lo estoy viendo y no me voy a dejar caer, pero quiero que todos se levanten y que no se dejen, porque si esto me lo hicieron a mi con mi hijo, se lo pueden hacer a cualquiera de ustedes, saben quiénes son los malos, por qué se meten con los niños, mi hijo acaba de cumplir 16 años, no puede ser, no puede ser, una patrulla se le fue encima pensando que él iba con un arma, que no mamen!!, mi hijo no usa arma; mi hijo iba con ellos dos a la gasolinera por un refresco porque había encargado una pizza, miren como ando me acababa de bañar, solamente lo estaba esperando para comernos la pizza, cómo puede ser eso, ¿ese niño es delincuente?, o sea no, cómo va a ser, ellos no son unos delincuentes, son unos niños y cómo voy a creer que esos pend$%&/ se confunden, cómo puede ser eso, no, no, no, eso no es justo”.


“No lo querían levantar, no querían levantarlo, darle los primeros auxilios, por favor gente luchen, luchemos, a mi ya me vale ma%$ todo; ya me quitaron mi sangre, mi bebé, él era mi bebé por el que yo luchaba, por el que vivía para llevarlo a Orizaba; porque yo iba y regresaba para que él jugara futbol y miren lo que me han hecho, me han destruido, yo solo tengo dos hijos y me desvivo por ellos, los amo como no se imaginan, ustedes tienen hijos; eso no es justo, no es justo, es mi bebé y me lo acaban de arrebatar, porque los hijos de pu¬$&, se han confundido con mi bebé, ustedes lo pueden creer que eso sea realidad”.

#JusticiaparaChander.