En Oaxaca, los 213 “municipios de la esperanza” no retornarán a actividades

El gobernador Alejandro Murat dio a conocer esta noche que ninguno de los 213 municipios de Oaxaca considerados como “de la esperanza” por el gobierno federal retornará a las aulas ni reiniciará actividades no esenciales el día de mañana, 18 de mayo, como se había establecido en la primera fase del plan para que el país transite a “la nueva normalidad” tras el confinamiento por la pandemia.

A través de un mensaje en redes sociales, Murat señaló que aún cuando estos 213 municipios están catalogados en “semáforo verde”, porque no existen contagios de coronavirus ni colindan con alguno que los tenga, la entidad se encuentra en semáforo amarillo, el cual se tomará como referencia para todo el territorio, por lo que sería hasta el 1 de junio que se podría arrancar con la reapertura.

El gobernador recordó que el instrumento de semáforos fue anunciado por el Consejo de Salubridad como una forma de medir el riesgo de contagio que tiene casa estado ante la pandemia de Covid-19, mismo que indica que Oaxaca presenta un riesgo intermedio.

“Después de una evaluación con cada uno de los municipios, y aplicando su libre autodeterminación de Usos y Costumbres, como lo reconoce nuestra Constitución, hemos decidido que se apeguen al semáforo amarillo, esto significa que no se retomarán las actividades educativas el día de mañana”, explicó en un video de poco más de cinco minutos.

Además, Murat agregó que respecto a las actividades no esenciales en espacios públicos abiertos y cerrados, y medidas especiales para grupos vulnerables, también se decidió implementar el semáforo amarillo.

“Lo que significa que de manera gradual se estará evaluando para reactivar las actividades a partir del día primero de junio”.

Este retraso en el retorno a las actividades, explicó Murat, permitirá diseñar lo protocolos para reactivar las actividades no esenciales y las medidas de protección para grupos vulnerables, considerando al territorio todo en semáforo amarillo.

Además, el mandatario anunció que todos los demás municipios deberán seguir implementando las medidas de aislamiento y distanciamiento social.

“A partir del 1 de junio implementaremos un programa de reactivación económica con una inversión superior a los 3 mil 500 millones de pesos en el sector de la construcción, pensando en mantener el empleo e inyectarle flujo a la economía”, señaló el mandatario.

El anuncio del gobernador se da luego de que Oaxaca experimentara un disparo en los contagios de Covid-19 en toda la entidad, pasando de registrar 291 casos y 55 muertes el 13 de mayo, día del anuncio de “la nueva normalidad”, a llegar a 445 contagios y 70 defunciones este 17 de mayo.

Durante este periodo, también se confirmó un brote comunitario en un hospital básico de una comunidad indígena, Tamazulápam del Espíritu Santo Mixe, y al menos 75 contagios de personal médico y de enfermería en el estado.

 

Además, distintos municipios considerados en semáforo verde rechazaron transitar a “la nueva normalidad”, como las comunidades zapotecas Ixtlán y Guelatao de Juárez, en la Sierra Norte, que encabezan a 26 municipios.

Otros actores como la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), así como diputados locales y federales por Oaxaca, también rechazaron que existieran condiciones para retomar actividades este lunes.

El anuncio del gobernador oaxaqueño afecta en gran medida al plan federal de reapertura, lo anterior dado que Oaxaca concentra 70% de los 269 municipios que podrían transitar a “la nueva normalidad”.