EL MENSAJERO

* Les cayó el chahuistle a los taxistas.
* Otra vez un Gobierno represor de la libertad de expresión.

En medio de las necesidades, crisis que realmente se está viviendo por el tema de la pandemia el Gobierno del Estado busca exprimir lo más que se pueda a todos los contribuyentes y en este sentido a quienes están dentro de las concesiones del transporte público.
Hace solamente unos días el líder de la CROC Tobías Sarmiento Notario expuso que los concesionarios de taxis podrían hasta perder las concesiones por no acatar las disposiciones con respecto al coronavirus en el Estado, exhorto a los conductores a cumplir todos y cada uno de los lineamientos para evitar que el Gobierno del Estado se ensañara contra ellos y perdieran la concesión.
La pandemia pasó a afectar muchos sectores entre ellos a los taxistas que para mala fortuna fueron quienes prácticamente salían a trabajar con el Jesús en la boca, ya que al no haber movilidad de personas no tenían pasaje, al no haber estudiantes en las escuelas no tenían pasaje y así otros ingresos fueron disminuyendo.
Grave la situación de los taxistas que en la desesperación pidieron al Gobierno los ayudara con algún programa para salir adelante y fue cuando se entregaron mil pesos a cada uno de ellos como ayuda, vaya una ayuda que seguramente les demoró una semana o menos.
No conforme el Gobierno del Estado buscando recaudar les enfiló toda la carrocería cuando envía a la Dirección del Transporte Público a realizar un operativo para detener algunas unidades con el argumento de que les faltaba alguna documentación o bien no estaban respetando las medidas de sanidad que se establecieron desde la Organización Mundial de la Salud.
Así con la crisis que se está viviendo lo taxistas cayeron en las redes del Transporte Público que había enviado el Gobierno del Estado, pero ojo, según los mismos ruleteros después de que eran detenidos se les explicaba que tenían que pagar de mil hasta 3 mil pesos para que pudieran trabajar, algo que según ellos está dentro de la ley.
Ante esto el ex Diputado Local Gregorio Murillo Uscanga denunció que se estaba dando la corrupción en alta por parte de los funcionarios estatales, ya que les fincaban las multas de hasta 3 mil pesos pero no les podían dar ningún recibo, es decir, si fueron detenidos por lo menos 10 taxis se llevaron la mágica cantidad de 30 mil pesos que no tenían que comprobar porque no dieron recibo.
Hoy en día ya no se está manejando multas o sobornos, sino que los taxistas estaban haciendo una aportación para que se les dejara continuar trabajando por lo que muchos tuvieron que aflojar y así solamente les dejaron ir.
Las protesta de los ciudadanos fue en el sentido de que en plena pandemia tratar de joder a los choferes de taxis si era bastante grave por parte del Gobierno de Cuitláhuac García, puesto que muchos choferes van al día y el miércoles tuvieron que hasta conseguir para que los dejaran ir.

DE REBOTE…

El ex diputado local Murillo Uscanga dijo que lamentablemente estos actos en “plena crisis vienen a nuestro municipio a quitarle el dinero mediante la corrupción a los más pobres, luego dirán que son aportaciones del pueblo para su movimiento y los representantes como son la Diputada Local Margarita Corro y el Diputado Federal Eleuterio Arrieta no decían ni pío, callados ganando humildemente su lanita desde sus domicilio y mientras los taxistas que se chinguen a pesar de lo mal que la están pasando.
En ese mismo sentido el ex legislador panista expuso que, “Lo justo es que a quienes no tengan en regla sus documentos se le aplique la multa correspondiente pero con recibo oficial, hacerlo distinto es corrupción total”, es decir, destapó lo que muchas personas comenzaron a denunciar a través de las redes sociales, así las cosas con nuestro flamante gobierno que en plena crisis viene a sangrar a los más jodidos, vaya caso.

Y LA CAIDA…

Vaya que se está armando en grande el tema de la represión contra la libertad de expresión por parte del Gobierno morenista y en especial del Secretario de Gobierno Eric Patrocinio Cisneros quien ya enfilo sus baterías contra el Decano de la Prensa Nacional.
Ahora se habla que habrá denuncia contra el número dos del Gobierno estatal, pues no toleraran que los funcionarios sigan buscando que la mala imagen de la represión contra los periodistas en Veracruz continúe en el Gobierno que se suponía sería diferente y que cuidaría el libre ejercicio de los comunicadores.
Hoy todo parece indicar que quien hable de los periodistas mal del actual Gobierno se tendrá que atener a las consecuencias y ya son varios ataques que se han dado como si se regresara a los tiempos de Fidel Herrera Beltrán cuando más ataques se dieron contra comunicadores y ahora van por la misma cifra el gobierno de la Cuarta Transformación.
Se ha convertido en un verdadero represor este Gobierno, lo que algunos estúpidos que hoy están en el Gobierno dijeron que se cometía en el bienio de Yunes Linares hoy les está cayendo el escupitajo, porque los actuales funcionarios están saliendo peor de represivos que los anteriores, así de simple.

ismael_2001@hotmail.com