Doña Mary sorprende al Muletas con la cuenta de 3 mil pesos!

*.-Págame inche muletas!”… Quedó que hoy la micha y la otra mitad a fin de mes.

Manuel Regueyra
Reportero de Crónica TB

Ayer lunes, mientras esperaba pasar con el tesorero municipal, a José Antonio Tinoco Pérez (El Muletas) se le apareció doña María Trinidad, acompañada de una sobrina, para cobrarle más de 3 mil pesos que le debe de comida.

Doña María Trinidad, de 75 años de edad, durante 3 meses le estuvo dando de comer a José Antonio, de lunes a viernes sólo cenaba, pero los fines de semana desayunaba, comía y cenaba.

Bisteces a la mexicana, fritos o asados, huevos con jamón, huevos con longaniza, estrellado o en salsa, siempre acompañados de frijoles y tortillas a mano que yo misma palmeaba, su refresco y su café, era lo que más pedía, refiere doña María Trinidad.

Tinoco Pérez es beneficiario del programa de Adultos Mayores y el pasado lunes 6 de julio le adelantaron el apoyo de dos bimestres, es decir, El Muletas recibió 5 mil 240 pesos, 2 mil 620 pesos por cada bimestre, comentó.

Y desde que cobró el apoyo que le da el gobierno federal no lo he vuelto a ver; cuenta la septuagenaria, que lo fue a buscar a su casa, pero José Antonio no estaba, que una vecina le dijo que sale muy temprano de su casa y regresa cuando ya es de noche.

Y que otra ocasión le dijeron que estaba por la terminal del ADO, que lo fue a buscar, pero cuando llegó ya El Muletas se había movido del lugar, que lo gastó en el taxi de nada sirvió, lamentó la septuagenaria.

Estoy enferma, no puedo caminar recio para andar buscándolo y que me pague lo que se comió, además no tengo con quién dejar el changarro para andar buscándolo, es un mal agradecido José Antonio, así enferma le hacía de comer y ahora no me quiere pagar, se quejó.

No esperaba José Antonio que doña María Trinidad se apareciera en la Tesorería Municipal, donde esperaba sentado pasar a ver al tesorero, le temblaban las manos cuando agarró la hoja donde venía todo lo que se comió y que suma más de 3 mil pesos.

Mañana en la tarde (hoy) le llevó la mitad, usted sabe que le cumplo mañana, yo le llevo, no se preocupe, es que me fui en puro pagar y pagar, dijo José Antonio.

Lo espero mañana, y si no llega mañana voy a dar otro paso, voy a tener que ir a la Fiscalía, a ver a mi sobrino que ahí trabaja para que me ayude, no se vale que me esté endrogando, pagando de mi dinero para que comieras y me salgas con que no tienes, es comida no vicio, le dijo doña María Trinidad.
José Antonio Tinoco Pérez quedó formalmente en llevarle a doña María Trinidad la mitad de lo que debe de comida, y que la otra mitad, 1 mil 500 pesos, a fin de mes, aunque la septuagenaria lo duda.