De filosofía y cosas peores

 

                                                   Michael Torresini

El bitcoin volvió a batir su récord el viernes pasado y se acercó a una capitalización bursátil de 1 billón de dólares. En lo que va de mes ha subido alrededor de un 60 por ciento. Esto desde las noticias de hace seis días-pero antier cayó bruscamente por un comentario de Elon Musk. Así son los mercados donde la psicología juega un importantísimo rol. Son inversiones riesgosas.

Ahora soy pobre, pero he tenido tiempos mejores y así sé algo al respecto. Pero sé mucho más acerca de lo que sigue: En 1984 salió el GTO de Ferrari con un precio de US$ 105,000, unos siete mil más de la Testa Rossa, con las cabezas de los doce cilindros roja; imponente, estruendosa y hasta algo ramplona. La GTO en cambio era muy parecida a la 308, el modelo más barato, de ocho cilindros y algo lento (220 CV y 230Kms/h), así que hicieron este Gran Turismo Omologato, es decir GTO, con un doble turbo erogando unos 400 CV; hicieron 200 unidades y luego suspendieron la producción ya que costaba más de la muy vistosa e impresionante Testa Rossa. Dos años después la GTO valía más de un millón de dólares. Moralina: Yo no sé nada de bitcoins, pero sí sé que, si algo no se puede volver a producir, es una inversión muy segura. El último cuadro de Cezanne superó a Los Irises de Van Gogh, vendiéndose en 230 millones de dólares, para daros un ejemplo pictórico.

Cuando hablo de estética, de arte, vaya de lo que me gusta, me pongo de buen humor, y así voy a compartir con mis queridos lectores un chiste bueno y con una interesante moralina, interesante particularmente por ser tan atinado a este magnífico país. Había una vez en un reino muy lejano un rey que quería ir a pescar. Llamó al meteorólogo real y le solicitó un pronóstico para las próximas horas. —No existe posibilidad de lluvia, su Majestad—respondió el meteorólogo. Entonces el rey se fue a pescar con su esposa. En el camino el carruaje se cruzó con un granjero con su burro que regresaba a casa muy apresurado. Al ver al rey, el granjero dijo: Su Majestad, debe regresar pronto a palacio, se avecina una gran tormenta. El rey ignoró el consejo del buen hombre pues confiaba en su meteorólogo y continuó su camino. Un par de horas después cayó una gran tormenta. El rey y su esposa quedaron empapados y el séquito no pudo controlar la risa al verlos en tan vergonzoso estado. Lleno de furia el rey regresó al palacio y despidió al meteorólogo. Luego, hizo llamar al granjero y le ofreció tan prestigioso puesto de trabajo en su corte. Pero el granjero, que era muy sincero, respondió: Su Majestad, yo no sé nada del clima, solo sé si va a llover o no gracias a mi burrito. Si veo que deja caer sus orejas, estoy seguro que lloverá. El rey decidió contratar al burro, dando inicio a la práctica de contratar burros para trabajar en los gobiernos, especialmente en posiciones llenas de influencia y poder. Un ejemplo live: Últimamente condené a los acentos fonéticos por estúpidos; pese a esto los conozco y respeto. Hace una década más o menos, fui al INM para entregar mi viejo documento migratorio y conseguir la nueva tarjeta moderna; hablando con la licenciada a cargo, mencioné la palabra “estadía”-y la licenciada me la corrigió en “estadia”. ¡Increíble mas cierto, palabra de caballero!

AMLO recordó que desde hace seis meses México propuso ante la ONU que se evitara el acaparamiento de medicamentos y vacunas, se creó un mecanismo en el organismo internacional, pero no está funcionando, porque de 80 países que tienen acceso a la vacuna, 10 concentran el 80% y el resto donde está México tienen 20%. Y hay más de 100 países que no tienen una sola dosis, eso es injusto. Y comento yo: casi cada día en las noticias sale que llegaron vacunas de esta o aquella compañía, pero como dos ciento mil, o medio millón a lo sumo-que para un país de ciento treinta personas son irrisorios. Además, antier salió en las noticias algo de interesante al respecto: recientemente, el inmunólogo irlandés Luke O’Neill reveló cómo va la humanidad hacia el fin de la pandemia. ¿Pronto acabará? ¿O tendremos que regresar a las medidas estrictas para evitar contagios? Por ello, para el especialista, los próximos nueve meses serán claves para que lleguemos al fin de la pandemia o bien nos quedemos en foco rojo. El especialista detalló que para que los índices de contagios bajen también es importante que los países desarrollados con excedente de vacunas, las cedan al resto de naciones que no han logrado vacunar con rapidez a su población. Canadá cuenta con un suministro de nueve vacunas por persona; Estados Unidos con siete; Reino Unido con seis y la Unión Europea 5 por persona. Es decir, para el especialista es importante que se logre la inmunidad de rebaño lo antes posible.