De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

La enfermedad de COVID-19 será reconocida como riesgo de trabajo para todos los maestros y maestras en México, anunció este miércoles, Esteban Moctezuma Barragán, actual secretario de Educación Pública. En sus redes sociales, el funcionario publicó que, en reconocimiento al trabajo de los profesores mexicanos, el presidente López Obrador aceptó considerar al COVID-19 como enfermedad de riesgo de trabajo. La medida será efectiva cuando inicien las clases presenciales. Mi comentario al respecto es muy simple: Los niños tienen defensas superiores a los adultos; no es probable que enfermen, y si lo hacen es probable que sean asintomáticos-lo que no le impide de contagiar a los maestros-de allí a la sabia decisión del presidente al respecto.

En cuanto a las críticas que recibió AMLO por su supuesto “retraso” a felicitar a Biden, os comento que en una nación como esta que no es muy respetuosa de las leyes, fue extremamente atinado el obrar de Obrador, pues a pena las autoridades electorales en ese país confirmaron la victoria de Joe Biden, envió una carta al presidente Electo de Estados Unidos de América. El mismo día, el lunes, y creo hasta la misma hora. Una carta clara y sincera, donde de inmediato plantea su deseo de evitar la migración ilegal acabando con sus meras causas, ayudando los países donde los ciudadanos no tienen oportunidades; países que así se convertirán en nuevos mercados en lugar de origen de problemas. La verdad esto no es exactamente lo que dijo AMLO, lo dije yo ya que siempre hay una finalidad económica en los programas de ayuda de los EEUU. Aquí tienen las palabras del presidente: “Mi reconocimiento a su postura a favor de los migrantes de México y el mundo, lo cual permitirá continuar con el plan de promover el desarrollo y el bienestar de las comunidades del sureste de México y de los países de Centroamérica. Considero que de esta manera nadie se verá obligado a abandonar su lugar de origen y podrá vivir, trabajar y ser feliz con su familia, entre su gente, con su cultura, y así lograremos construir la solución definitiva a los flujos migratorios desde y a través de México hacia Estados Unidos”.

Paradójica y lamentablemente, las dos profesiones que deberían ser las más éticas, una porque está a salvaguardia de nuestros derechos, y la otra de nuestra salud, la profesión abogadil y la médica, en práctica parecen ser las más deshonestas. Acerca de los abogados no sé nada, sólo he escuchados rumores…Pero acerca de los galenos tengo conocimiento certero y de primera mano, como los que se usan en frente de un juez: En el curso de mi trabajo de quiropráctico he visto un sinnúmero de víctima de la deshonestidad médicas. Deshonestidad o estupidez, no lo sé. Lo que puedo atestiguar y dar fe es que a mucha gente le operaron una rodilla o ambas, y sin ninguna razón válida: la rodilla duele porque es el único punto de la pierna que se dobla, y por ende donde el nervio ciático y el tibial, respectivamente el más grueso y el más largo, siguen rozando, fregando y por ende inflamándose. Realinear las vertebras es acabar con la mera causa del problema. La quiropráctica acaba con el problema en minutos, sin riesgos ni problemas de ninguna clase-y con centenares de pesos, no las varias decenas de millares que una cirugía cuesta.

México llega a un millón y dos ciento setenta mil contagios y 116,000 muertes. Y en la capital, es decir en el lugar más difícil de la república, funcionarios de Salud hacen fiesta mientras médicos y enfermeras arriesgan la vida. Y hablando del tema, de este nefasto tema que tuve que tratar durante los últimos ocho meses para concientizar y ayudar mis lectores, me temo que no estamos en verde como nos dicen. Empiezo a sentirme en culpa por estar siempre criticando a todos, así que no voy a pormenorizar esta vez, pues ya lo hice; pero esta es la conclusión de quien tiene la vista clara, aquella vista clara por la cual estudié filosofía ocho años…Simplemente créanme y NO BAJEN LA GUARDIA. Y acuerdase lo que dice la razón, la lógica y la inteligencia pura: Cualquier cosa se hace o no se hace según una hipotética balanza entre pros y contra: un cubrebocas cuestas casi nada ahora, pues obedece como todo a la ley de mercado desde que lo llenaron de toda clase de mascarillas; el más sencillo que costaba 15 pesos en Rosario, ahora cuesta cinco-y sí sirve, digamos al 80% en lugar del 95% del N-K95, que ya se encuentra en como treinta varo. Un cubrebocas cuesta casi nada y puede salvar vidas. No usarlo es simplemente estúpido. Punto. Quienes no lo usan carecen de civismo e inteligencia-a veces debido a un ego enceguecedor…

Cuando las autoridades federales nos dijeron que este estado se juntó a Campeche y Chiapas en el semáforo verde, empezaron a volver a tocar a mi puerta-y con razón porque yo mismo escribí que reabriré cuando estaremos en verde. Me disculpo por continuar mi férrea negativa, pero no es mi culpa si las autoridades no tienen la vista clara que tengo yo. Actualmente los números para Tierra Blanca son los siguientes: Confirmados 328, sospechosos 31, negativos 117 y defunciones 60- lo que se traduce en una altísima mortalidad de casi 20%, bueno de 18:80% pormenorizando, y una tasa de positividad del 74%. Estas cosas hay que entenderlas bien para que nos sirvan; así que lo voy a ilustrar desde el otro lado: Se examinaron 478 personas de las cuales 328 resultaron infectados, 31 sospechosos y 117 negativos. Con este panorama nada alentador, nos pusieron en verde porque, nos dicen, hay sólo cuatro casos activos-al que yo remato que ni siquiera Dios puede saber esto. El problema principal es que sólo examinaron como quinientos entre los más de cincuenta mil habitantes que tiene este municipio. Los números no mienten.