De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

Cuando dejé Europa para nunca volver, es decir para volverme canadiense, masticaba más o menos todos sus idiomas occidentales-menos el español. De hecho, la primera palabra que aprendí en castellano fue “desaparecidos”. La prensa italiana y la de otras naciones europeas no traducían este lema, simplemente lo entendían, como cualquier cosa, en su contexto histórico. La razón, que siempre está en cualquier cosa, era que, en Argentina, desde 1976 a 1983, no hubo muertos, hubo desaparecidos, pues las personas simplemente desaparecían. Treinta mil, se dice. En Tlatelolco murieron acribillado muchos estudiantes; no sabemos cuántos, pero probablemente un número parecidos a los “desparecidos”. Diaz Ordaz murió de senectud en Paris, nunca fue juzgado y menos aun punido por esta masacre que simplemente ensombreció la historia de México por siempre. En 2014, también en México hubo “desaparecidos” como en Argentina. Este mes se cumplen seis años de la desaparición impune de los 43 estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Desde hace rato los políticos rateros no se juzgan o aprehenden en México, sino en Estados Unidos, España, Italia…El exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, fue detenido en Florencia, y se le imputan nexos con la ‘Ndrangheta, la mafia calabresa, quizá la peor de todas. Este superó sus colegas del PRI donde la ratería compartida siempre fue la ley, o mejor dicho la costumbre, que en México es una de las tres fuentes de derecho. Este cabrón no se contentó de ser parte de un cártel mexicano, de ser el cuate del Chapo, ser fue hasta a Calabria con la ‘Ndrangheta.

En un hecho histórico, el 7 de enero pasado, una Corte de Arizona se pronunció sobre la desaparición ocurrida el 26 de septiembre de 2014, sentando un nuevo precedente sobre el caso que aún no ha sido resuelto en México. En el marco de una solicitud de asilo político hecha por un testigo clave del caso, la Juez Molly S. Frazer determinó que la versión oficial dada por el gobierno de Enrique Peña Nieto fue creada con base en “tortura” para inventar testimonios. Y afirmó que “piezas de evidencia fueron igualmente fabricadas o sembradas en la escena del crimen por el gobierno de México con el fin de sustentar la falsa verdad histórica”. En la sentencia de 24 páginas de la cual se tiene copia afirmo que la Corte considera que “el Ejército Mexicano y la Policía Federal Mexicana participaron y estuvieron presentes durante los ataques y la desaparición de los estudiantes normalistas”. Nunca acusaron EPN de ser un dictador ¿Y acusan a AMLO?

La de Porfirio Diaz no fue la única dictadura en México, fue la única a llamarse así; si el jefe del ejecutivo de una nación manda a matar 43 estudiantes porque…se le antoja, definitivamente se le puede llamar dictador: Durante más de un siglo México fue una dictadura, y después de tanto tiempo, finalmente llega un presidente a acabar con esta dictadura secular…¡¡¡¿¿¿Y LO LLAMAN DICTADOR???!!! La filosofía nos ayuda a ver las cosas como son-independientemente de como nos las pintan. AMLO está haciendo lo humanamente posible para sacar al país de…donde ha estado por demasiado tiempo-repito, lo humanamente posible. Al respecto, repito también una de las cosas que asevero, que para obtener cualquier logro se necesitan de dos cosas-habilidad y voluntad. El presidente actual tiene las dos, sus antecesores ni una, o sólo habilidad en algunos casos como lo de Salinas, hombre de excelente habilidad y pésima buena voluntad. Un presidente que somete cualquier decisión a la voluntad del pueblo cómo nunca en la historia del país, ¿Se puede llamar dictador? Un presidente que iba por todo lado con el pueblo, en Jetta, que rehúsa cualquier forma de protección, guardaespaldas, etcétera-EPN tenía ocho mil; un presidente que otorga becas a todos estudiantes que la merece, que da una pensión a mayores, a inválidos, ¿Se puede llamar dictador? Un presidente que tiene como máxima personal amor y paz, que justifica, sí que justifica sus detractores, que los perdona sobre el altar de la libertad de expresión, este mismo presidente, ahora resulta ser un opresor de las libertades individuales y de la prensa.

Antes no me enojaba tanto, simplemente explicaba el porcentaje en su contra con el hecho que quieren volver a robar como antes. Pero esta última vaina de FRENAAA no tiene madre: quieren la renuncia de la única esperanza del país por unas quisquillas, como la del agua que México va a dar a Estados unidos, según la voluntad de AMLO. Como si él ganara algo. Lo que pasa es que México le debe agua a EEUU desde medio siglo-y lamentablemente Trump se la exigió ahora. Yo he vituperado la prepotencia del gran vecino del norte un sin numero de veces; principalmente comprobando que ellos son la causa del problema de la droga, etcétera, etcétera…Pero lo que pasa es que ellos son los que mandan en el mundo, particularmente aquí en este mundo, en México: AMLO hizo lo que convenía hacer, como siempre. Punto. Y si fuese un dictador les habría dado 24 horas para desaparecer a estos pendejos-que al contrario llegaron al Zócalo porque OBTUVIERON UN APARO, PUES CONTRA EL PRESIDENTE ¿NO? Un presidente que se puede acusar de ser demasiado bueno y tolerante-y nada dictatorial, pues sería impensable y fantasmagórico que un presidente dictatorial permita que alguien se pueda amparar en SU contra. Yo viajé en todo el mundo y nunca he escuchado una vaina igual.
A parte esto, que es lo que cuenta, no tengo ningún problema a criticar varias cositas suyas, como esta vaina de Mussolini que se llamaba Benito porque su padre quería que fuese como Benito Juárez, blah, blah y en general haber hablado demasiado del pasado del país y en términos abiertamente grandílocuos y eufemísticos, en lugar de hablar de su presente y sus posibilidades futuras. Estará un poco cansado. En su zapados yo no estaría cansado, estaría muerto.