De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

He mencionado más de una vez a Noam Chomsky, la voz más respetada como politólogo en Estados Unidos-y desde medio siglo. Edgardo Buscaglia es como su homólogo, pero no en el ámbito de la política estadounidense, sino en la de todo el mundo. No sé cuántos doctorados y postdoctorados tenga, no sé cuántos libros publicó, lo que sé es que el Dr. Edgardo Buscaglia ha estudiado el fenómeno del crimen organizado en 118 países, es investigador de la Universidad de Columbia, pero sus labores están lejos de encapsularse dentro de la esfera de la academia, su compromiso en la lucha contra las mafias y el trabajo en campo, le han acarreado enemigos y amenazas de parte del crimen organizado.

Para obtener cualquier meta se necesitan de dos cosas-habilidad y voluntad, y no creo haya una persona en el mundo en absoluto con la habilidad, es decir la preparación de Buscaglia; y en cuanto a buena voluntad, su muy impresionante currículo y éxitos son la prueba más contundente.

La violencia que sigue azotando el país, como o quizá hasta más que antes, NO comprueba que AMLO y su cuarta transformación no sirva. Nunca se han llevado a la justicia tantos casos como últimamente, nunca se han destapado tantas cloacas como ahora-García Luna, Lozoya, “el otro Duarte”, et al. La razón por la cual todavía no tenemos la paz que tanto merecemos es debida al hecho que antes ni se tenía idea de la dimensión de la corrupción. Y bueno, en un tema tan triste y escabroso como este, creo que lo mejor que pueda yo hacer, es un trabajo de estudio más que de periodismo: Yo no tengo ni la millonésima parte de la preparación que tiene Buscaglia; a la fecha sí he expresado mi opinión, pero ahora he encontrado una mucho más confiable. “México adolece de una estrategia que abarque más que seguridad. México no tiene un problema de seguridad nada más, tiene un problema de delincuencia organizada de Estado”, estableció el Dr. Buscaglia.

En 1995, antes de establecerme en este estado, viví un par de meses en un hotel en la CDMX, en Sullivan, cerca de los bancos, migración, etc. Y tenía una esposa canadiense muy guapa, así como un lindo Lexus; ya hablaba español y así mi vida social se desarrolló rápidamente; frente al hotel casi, había una gasolinera donde me quedé charlando con el gerente que me informó sin trapujos que en México, particularmente en el DF de entonces, cuando se acababa de ir Salinas, matar a alguien no es ningún problema-SI TIENES DINERO.

México es un “mafioestado “, pues va más allá del narcotráfico ya que las redes criminales están involucradas en otros delitos y hay corrupción política, señaló Edgardo Buscaglia. El investigador de Columbia dijo que el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene razón en su diagnóstico, en referencia a que el lunes dijo que, en el sexenio de Felipe Calderón, con Genaro García Luna en el gobierno, había un “narcoestado “. “Ojalá fuese solo un narcoestado, es mucho más, es un crimen organizado que hoy gobierna en partes del territorio mexicano “, acotó.

Consideró que “esta es una oportunidad histórica para México “, y por más que al presidente no le vaya bien en temas económicos o de salud, sí puede pasar a la historia como el primer gobierno que limpió al Estado y dejó atrás a la mafiocracia, aseveró. No creo que exista este lema en el léxico castellano, pero su etimología lo aclara: Democracia, poder del demos, del pueblo; mafiocracia, poder de la mafia.

“Para realizar todos estos negocios (narcotráfico, trata, piratería, falsificación de medicinas) tienen que tener a pedazos del Estado capturados, como lo tenían en el caso que se está imputando a García Luna y sus colaboradores. “Estas redes capturan a cuerpos de policías, están metidos en financiamientos de contrataciones públicas… pedazos del Estado trabajan para el Cártel Jalisco, para la Familia Michoacana, para el Cártel de Sinaloa “. Es una larga lista. Además, la mayor parte del dinero de la delincuencia organizada pasa por corrupción política. No es un problema de Chapos, Mayos y Menchos, es más bien como un conjunto de feudos que están en guerra.

Luego, el Dr. Buscaglia puso de ejemplo a Colima y Jalisco, donde “pueden ver un estado capturado por la delincuencia organizada”. “Tenemos que pasar a los hechos, significa que tiene que haber un programa de combate a la corrupción política, en primer lugar, en materia electoral”. Y “tenemos que comenzar a trabajar con la delincuencia organizada política” y “combatir la delincuencia organizada desde lo político hacia abajo”.

Aunque “el Estado mexicano tiene pedazos que trabajan muy bien”, ha sido corrompido por la delincuencia a través de sobornos e infiltraciones, anotó. Respecto al caso del ex secretario de Seguridad, sostuvo que “no es creíble que un presidente como Calderón diga que no sabía lo que sucedía con García Luna”. “No es factible que un policía como García Luna no tenga jefes políticos arriba de él, no sé si va a revelar nombres o no”, comentó. El investigador incluso dijo que le advirtió al entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, “que había una protección al Cártel de Sinaloa; entonces no es factible que no lo sepa el presidente”. Quizá por esto FCH sigue criticando a AMLO por saludar a la mamá del Chapo, pues, algo tiene que decir para cambiar de tema… ¡Y cuantas críticas, cuanto escándalo por esto! Saludar una anciana inválida en silla de ruedas que vino humilde y abiertamente a pedirle que interceda para que ella pueda obtener una visa para visitar a su hijo. AMLO la saludó porque no tiene la soberbia de los demás presidentes. Muy simple.

De lo que se trata ahora es de combatir la delincuencia organizada hacia el futuro para que no haya más García Lunas dentro del gobierno. Se deben identificar todas las redes que tenía García Luna y sacarlos del gobierno y meterlos al bote. Severidad draconiana es lo que se necesita en México, y lo único que se le puede reprochar a nuestro presidente es de no ser suficientemente severo.