De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

En un laboratorio, los científicos simularon toses y estornudos, utilizando luz láser, un maniquí y una mezcla de agua destilada y glicerina; y todo esto para analizar la forma en que el material y el diseño de los cubrebocas influyen en su capacidad de bloquear las gotículas expulsadas. Estos son los resultados: Sin tapabocas, las gotículas contagiosas pueden viajar unos 2,5 metros. Con el pañuelo, la distancia se reduce hasta un metro. Con los cubrebocas caseros de un pañuelo doblado los fluidos pueden extenderse a unos 40 centímetros. Con los cubrebocas comerciales de forma cónica y de algodón acolchado, los fluidos alcanzan 20 centímetros. Estos son los N-95 disponible en la farmacia Rosario por alrededor de cien varo, los que yo uso y que aconsejo; y si son demasiado caros, hay de tela gruesa y negra por cuarenta y los más delgados pero doblados por quince-cinco pesos más de los más sencillos-cinco pesos bien gastados. O si no tienen ni un peso hágaselo con un pedazo de tela que tienen por allí en su casa. No hay excusa. En la portada de La Crónica de antier, me parece, hay la foto de “abuelitos” esperando su pensión; un medio centenar creo-de los cuales sólo una señora llevaba cubrebocas, en primera fila estaba-no sé si por coincidencia o adrede…Digamos que la edad, aunada a un nivel cultural ínfimo produjo este efecto lamentable. Pero a parte este caso-limite, en general hay más y más gente que usa el cubrebocas: ayer fui al mercado y llegué a esta conclusión consoladora. ¡Más vale tarde que nunca!

Nunca se han dicho y escrito tantas cosas en la web como acerca de esta pandemia y virtualmente cada una de estas cosas fue subsecuentemente desmentida-por arriba del hecho que la mayoría de estos remedios no son asequibles a mis queridos lectores, o son muy caro.

Así que hoy os haré un regalo precioso-ES DECIR MUY EFICAZ Y SIN COSTO ALGUNO. En el pasado he hablado de las propiedades anticancerígenas de las hojas de guanábano: son buenas, pero no como la alcalinización…Hoy os relataré las propiedades de las hojas de guayabo, no estoy hablando de la cruda, sino del palo de guayabas. Cuando Álvaro Mutis trató de convencer a Gabriel García Márquez a quedarse en México en los 50s, lo trajo aquí en este estado donde el Nobel colombiano remató a su compatriota “¡Si aquí también puedo oler la guayaba, aquí me voy a quedar!” Pero al grano ahora: ¿Cuál es la planta que puede prevenir o revertir los efectos del Covid 19? La hoja de árbol de Guayaba: Los compuestos fenólicos como quercetina en hojas de guayaba son poderosos antioxidantes que protegen tu cuerpo del hierro oxidado que se desprende de las células rojas y que envenena el cuerpo. La hoja de guayaba y la quercetina que contiene regula los efectos de las citoquinas para evitar que tu propio sistema inmunológico te dañe.

Pero empecemos desde el comienzo: El Covid 19 es una enfermedad que afecta esencialmente la sangre, ataca los glóbulos rojos. Las células rojas contienen el hierro que se extrae de tu dieta. Este hierro en tus células rojas atrae el oxígeno que viene de tu respiración. Cuando inspiras aire el oxígeno presente en él se acopla al hierro en las células rojas y luego ellas transportan el oxígeno distribuyéndolo a todos los órganos del cuerpo. Las mismas células rojas llevan el dióxido de carbono a tus pulmones donde es expulsado durante tu exhalación. El problema es que el virus Covid 19 desprende este hierro de las células rojas y lo convierte hierro oxidado, el cual es toxico para el cuerpo. Al perder su hierro las células rojas poco a poco dejan de llevar oxígeno a los diferentes órganos del cuerpo y esto causa hipoxemia o falta de oxígeno en la sangre-que ya puede ser fatal Os acuerdo una constante, un padrón importantísimo: EL OXIGENO LO CURA TODO, EMPEZANDO PRECISAMENTE CON EL CÁNCER-QUE SE PRODUCE POR FALTA DE ÉL. ALCALINIZAR, EN SÍNTESIS, METE OXIGENO EN NUESTRAS CÉLULAS, nos defiende desde…TODO.

Cuando el cuerpo detecta la falta de oxígeno, lo recompensa creando más células rojas en la medula de tus huesos. Esta sobre producción de células rojas causa que tu sangre se vuelva espesa y lleva a la coagulación de la sangre formando trombos. Lo cuales pueden ser fatal para cualquier órgano.

Esta condición se llama trombosis. La infusión de hojas de guayaba es anticoagulante y previene este grave padecimiento. Y así las células rojas continúan llevando el dióxido de carbono que transportan a todos los sistemas del cuerpo causando su envenenamiento. Los pulmones comienzan a recibir inmensas cantidades de dióxido de carbono, lo que trae como consecuencia final inflamación de los tejidos pulmonares. El hierro oxidado que se desprende de las células rojas también debilita y suprime las defensas naturales que tienen los pulmones. Como consecuencia de toda esta cascada de eventos, el cuerpo reacciona y utiliza como mecanismo de defensa la formación de citoquinas de una forma muy intensa. Estas citoquinas se forman para eliminar los agentes agresores, pero también matan a células buenas incluyendo las de los tejidos pulmonares. Prácticamente, tu propio cuerpo se auto agrede en el intento de destruir al invasor. Cuando el tejido pulmonar está dañado, se suman las fallas de otros órganos conllevando a una falla multi- orgánica. Esta misma tormenta de citoquinas causa fiebre e inflamación en el cuerpo. Los pulmones comienzan a recibir inmensas cantidades de dióxido de carbono, lo que trae como consecuencia final inflamación de los tejidos pulmonares y la muerte. Si quieren matarse, os doy un tip práctico: Pongan un coche en un garaje, NO apanguen el motor, bajen los virios y relajase; pronto todos sus problemas desaparecerán. Es la misma vaina.
Conclusión pragmática: pongan diez hojas de guayabo en una olla con medio litro de agua y las dejen hervir lentamente durante cinco minutos. Sólo dejen que se resfríe u tomen la infusión de una vez, en ayunas, y dos veces diarias- mañana y noche. Contestaré con gusto cualquier pregunta por Whatsapp-274 101 9633.