De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

Lo que relataré a primera vista podría parecer personal, pero no lo es ya que aplica también a las seis ciento y pico familias que viven en el nuevo fraccionamiento Casas Palenque donde compré una unidad cerca de tanque, al final, y la escogí por ser la única que tiene un pequeño cuarto en la planta baja donde pretendo meter mi cama de trabajo quiropráctico y mudarme por fin en MI casa antes que empiece la temporada de lluvia en un par de meses. La compré en el lejano junio del 2014, que acuerdo por ser el año de esta gran vaina de los 43 estudiantes.
Desde el comienzo tuve problemas con infiltraciones de agua; la primera cosa que hice fue cambiar el flotador del tanque ya que la constructora escogió uno chafa para ahorrar veinte varo…creo que con esto aclaro la calidad de estas casas donde todos los acabados son baratijas. Pero las infiltraciones siguieron durante años ya que el ingeniero de la constructora no pudo solucionar el problema, hasta que me cansé y usé mi cabeza: el inge me dijo muchas cosas…pero lo único que sabía yo a ciencia cierta es que la fuga de agua salía desde el ducto que la sube al tanque, ya que cuando cerraba la llave de paso en unos minutos paraba el agua de botar; así que pedí que me pasaran la tubería AFUERA de la casa y arriba del techo-y así se acabó la vaina: son como tres años que no he tenido problemas. Me acuerdo que cuando nos acordamos para que me hagan el trabajo, me hicieron firmar como una autorización. Ahora focalicemos la atención sobre lo que se está pasando ahorita y desde como dos meses en el mismo fraccionamiento: Telmex está instalando su equipo y lo está haciendo con la última tecnología-ya no arriba, sino abajo, enterrado; por lo mismo están escarbando un surco donde meten los cables a lo largo de todo el fraccionamiento. En la calle con una línea paralela a la banqueta y pocos centímetros de ella. Están en terreno público. Pero luego escarban hasta el muro de las casas para colocar el cable. Y ¡¿Quién los autorizó a hacerlo, a escarbar y partir en dos mi cuidado pasto?! Además, parece que Telmex te está diciendo que TIENE que comprar sus servicios…Lo antedicho lo escupí porqué así somos los filósofos, una verdadera lata. O quizá me salió porque estoy harto de la situación que, una vez más, sí es personal, pero es de interés público al mismo tiempo: El 23 de febrero, voy a regar el pasto en mi coche, pero no llego a destino por caer en el hondo hoyo que había. Allí lo dejé. Desesperado como estaba ni quería pensar en esta nueva vaina-una de las varias…El día siguiente el ingeniero y jefe me ayudó personal y amablemente a reponer el coche en función. Pero el daño principal fue el parabrisa que aquí me cotizaron $8,700, me parece. Yo pedí un presupuesto escrito que conseguí y di al ingeniero-que sin embargo no hizo nada más que verme la cara desde el primer día-hasta que, pasado un mes, le mandé un mensaje; os copio una parte para evitarme la pena de volver a vivir este nuevo oprobio.
Durante un buen tiempo el tema de conversación fue el pinche vidrio-antes que lo manden, luego que voy yo…hasta que el martes te iban a dar una respuesta-y por cierto el martes me mandaste un atinado mensaje avisándome que te hablaban cuando el pedido esté-atinado porque las mentiras tienen las piernas cortas y hay que seguirlas por la mano. Hasta la muy patética, la muy grotesca conversación de ayer, 23 de marzo y un mes después del percance. Para empezar, simplemente trataste de escabullirte; cuando te llegué de frente antes todo me dijiste que me llamaste y cuando iba por el celular, rápidamente corregiste que me IBA a llamar: sabes que te estoy esperando, voy a regar mi pasto y vuelvo después de diez minutos y después de haber dicho a tu compañero que te quiero hablar urgente. Pero lo mejor de todo fue lo que siguió cuando te dije que me diera el número de la cristalera que te marcó el martes, la única que te cotizó cinco mil ya puesto-que desde el comienzo me resultó ilógico, pues todas están en Miguel Alemán en Veracruz y no es lógico que una cotice casi nueve mil y otra cinco. Y que mal que se lleva lo real con tus respuestas cuando no encontraba el número-el número de la ÚNICA cristalera-y que no encontraba “porque hablaste con muchas”- y que me acaba de decir que nunca escuchó de ti…
El jueves fui a hablar con el gerente de Telmex que me dijo que el Ing. Pedro Linares no es el jefe de la obra, sino tal Sr. Valenzuela-que llamó en mi presencia y al cual pidió que hablara directamente conmigo; sin embargo el supuesto jefe de la obra le dijo que él me iba a llamar y le pidió mi teléfono-lo que es puro rollo pues para empezar conoce mi número de memoria, además Valenzuela es un joven que funge de testaferro al verdadero jefe, el ing. Linares-él es lo que manda a los varios trabajadores, él es lo que paga, pues, cuando quiere.
En Norteamérica y Europa, por lo menos hasta que yo sepa, los daños materiales no son criminalizados y por ende son materia civil. Aquí no, y así son susceptibles de denuncias penales-y frente al MP. Pero como que Telmex es federal, habría que ir a Boca… Pero aquí, más que daños yo veo fraude, y no por parte de Telmex obviamente. Un fraude es tipificado con tres elementos: una injusta ganancia, obtenida por medio de mentiras, y a detrimento de una tercera persona: Linares, dándome pura carreta, o rollo durante cinco semanas, ganó ocho mil y pico pesos-que yo pierdo. Todo esto es chueco, injusto y hasta absurdo, pues no entiendo como una compañía pueda hacer un trabajo tan grande, tan valioso, tan profesional-y no tenga ni siquiera un seguro.

2 comentarios


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.