De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

López Obrador se reunirá el 8 de julio con Trump: así será su agenda en EEUU para el próximo 8 y 9 de julio, días en los que realizará su primera visita de Estado para atestiguar el inicio del nuevo tratado de libre comercio, T-MEC. “Hoy entra en vigor el tratado de libre comercio en una nueva etapa, es también un acontecimiento importante, sobre todo en lo económico”, indicó el mandatario mexicano. Y en un momento tan difícil para la economía de todo el mundo-agrego yo. Con la entrada en vigor del nuevo tratado, el T-MEC, México se pone en una posición privilegiada a lado de Estados Unidos y Canadá-y frente al mundo. No se olviden que antes, el intercambio más alto entre dos países era lo de USA/Canadá; ahora es USA/México. El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, adelantó que el día 8 por la tarde será la reunión con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una agenda de trabajo y el jueves 9 por la mañana se llevará a cabo la reunión trilateral.

El viaje ha causado controversia entre muchos mexicanos debido a que se produce meses antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, y por los comentarios despectivos de Trump sobre los inmigrantes mexicanos. (Esto lo copié-ahora lo mío). Pero la razón principal es que “muchos mexicanos” no saben nada: No saben que Joe Biden es peor que Trump para México, pues el que fuera vicepresidente de Obama, fue puesto en este cargo precisamente para poner coto, para poner freno a la magnanimidad, a la generosidad de Barack hacia los latinos-empezando con los cubanos.
Uno de los conceptos que he repetido más frecuentemente es que cualquier juicio es siempre el resultado de una comparación: Trump es malo para México, los latinos y los inmigrantes-y Biden es peor. Si entre los demócratas hubiera triunfado Bernie Sanders sería totalmente diferente, sería una panacea para México, pero muy lamentablemente para nosotros, no fue así-la conclusión siendo que cualquier crítica en contra del viaje de AMLO tiene como causa principal el hecho que a la gente le fascina criticar; como el tipo que motivó su crítica con el hecho que a nuestro señor presidente no le gusta viajar al extranjero, acerca del cual ni vale la pena comentar, pues sus palabras son de una estupidez sin límites-como si se celebrara un T-MEC cada mes…

Una mujer que realizaba activación física en un parque de la Ciudad de México se emocionó hasta las lágrimas al encontrarse nada más ni nada menos que al Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell. Al notar que el funcionario se encontraba en el mismo lugar que ella, inició una transmisión por Facebook Live y comenzó a filmarlo. Luego compartió el video en sus redes sociales. En la grabación se observa al Doctor Gatell convivir con su pequeño hijo, entonces la mujer, emocionada, se acerca y lo saluda. Antes todo me gustaría precisar que estaba jugando a baseball, es decir haciendo deporte-al igual que la señora, que estaba trotando, o caminando que sea, pero en un parque público, pues por esto están los parques… Así que voy a aprovechar de esta ocasión para decir algo que nunca dije: El cubrebocas es imprescindible en lugares donde hay gente, particularmente cuando está en frente de nosotros, pero no en un parque, no cuando hacemos ejercicio caminando o trotando. La gente que tiene la mascarilla puesta en coche o en moto, lo hace para tenerla lista cuando lo necesite-es decir CUANDO HAY GENTE. Porque, hablémonos claro, este maldito bicho está en los animales-no en los vegetales. Últimamente se habla de que los gatos pueden ser portadores del Coronavirus, es decir tener el Covid-19 sin síntomas.

Yo dejé la culta Europa en 1984 y hablaba más o menos todos sus idiomas occidentales-hasta a sueco-pero no hablaba una palabra de la lengua de Cervantes-así como se puede decir que España era-y todavía es-el país que menos conocía: sólo unos días en la Costa Brava, no más para completar la vuelta-costa azul italiana, francesa-y un pedacito de la española, o de la catalana para ser más preciso. Se dice que la almohada es la mejor escuela de lenguas: yo aprendí el español a la fuerza, pues en 1990, viviendo en Canadá, me trae una colombiana que se quedó un par de años…Así que cuando vine a México en 1995, ya hablada fluentemente el Castellano-fluentemente, pero con muchos por aprender. Una de las palabras que me costó trabajo aprender, fue “afortunadamente”: soy un pequeño filólogo y inevitablemente siempre juzgo lo que voy aprendiendo de un idioma-y no me parecía lógica esta palabra, pues el prefijo A siempre indica la ausencia de lo que sigue. Esto me salió ahora porque últimamente se usa mucho la palabra “asintomático” que significa precisamente “que NO tiene síntomas.

Y de hecho los asintomáticos son precisamente la causa principal de esta pandemia que no quiere acabar-de allí a lo que he repetido varias veces, que el cubrebocas es más, mucho más efectivo para proteger los demás que uno mismo, desde lo cual sobresale que los que no lo usan son una bola de inciviles, por arriba de estúpidos-con particular referencia a los vendedores de fruta y verdura, en el mercado, en la federal o donde sea.