De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

El mundo intenta reabrirse, pero la pandemia del coronavirus no da tregua: En los últimos días, varios países que han tratado de volver a la normalidad tuvieron que retomar medidas restrictas ante el aumento de contagios. El ejemplo más contundente es lo de la capital china que, después de dos meses, digo dos meses sin un solo caso, volvió el problema al contagiarse unas 60 personas en el mercado más grande; por esto en Pekín se cerraron seis grandes mercados…En India se registró un récord de casos diarios y en Estados Unidos seis estados reportaron que sus hospitales se estaban llenando rápidamente. La que se salva es mi querida Europa, cuña de toda nuestra cultura. Allí sí va bajando el ritmo de contagio, pero los expertos advierten que el fin del confinamiento puede llevar a nuevas restricciones. “Aunque la situación esté mejorando en Europa, a nivel global está empeorando”, dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud. Ese es el caso de América Latina, que ahora es el epicentro de la pandemia. Al 16 de junio, en la región se registraban más de 1.6 millones de casos y más de 80,000 muertes.

Otra opinión mía que sigo advocando-inclusive sobre la base filosófica más sencilla del mundo: que cualquier cosa se hace o no se hace según una balanza entre los pros y los contras-y un cubrebocas no cuesta nada en comparación con las ventajas que da: Últimamente hubo una advertencia que el uso de la mascarilla es imprescindible ya que hay aerosoles virulentos en el aire; por esto hasta hubo quien dijo que el tapaboca es más importante aún de la distancia. Además, un reciente estudio de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, (la mejor del mundo, no sobre decir) ofrece nueva evidencia de que las mascarillas o tapabocas pueden ser muy útiles para evitar una creciente ola de contagios y reactivar la economía. La investigación afirma que el uso masivo de mascarillas disminuye la propagación de la enfermedad y que cuando se combina con medidas de confinamiento previene futuras oleadas del virus. Me disculpo se os aburro con este tema, pero es lo más importante. Creo que cada quien, aun un analfabeto, entienda claramente que la salud es lo que más cuenta, pero esto no coincide con la práctica y todavía una buena mitad de los terrablanquenses andan sin ninguna protección-el ejemplo mejor-que precisamente por esto ya mencioné recientemente, es lo de los vendedores del mercado o los de fruta en la carretera federal, para citar sólo unos, nunca llevan mascarilla.

El SARS-CoV-2 se transmite a través de las gotas en el aire que exhalan las personas contagiadas, especialmente al hablar, toser o estornudar. Para su estudio, los investigadores utilizaron modelos matemáticos de las distintas etapas de la infección y la transmisión a través del aire y superficies. La idea era analizar distintos escenarios para el uso de las máscaras en combinación con medidas de confinamiento. Para el estudio de epidemias, los expertos utilizan el número R, que equivale a la cantidad de personas a las que una persona transmite el virus. Para que una pandemia baje, el número R debe ser menor a 1. Los modelos de la investigación mostraron que el uso de las mascarillas en público es dos veces más efectivo para reducir el número R si se utilizan desde antes que la persona presente síntomas. También mostraron que, si al menos el 50% de la población utiliza una máscara de manera rutinaria, el número R se reduce a una cifra menor que 1. Los números no mienten y esta es la conclusión bastante clara-y comprueba mi aserción inicial que menos de la mitad de los pobladores no usan mascarilla, pues si la usaran ya estaremos mejorando, los nuevos casos estarían mermando-y lamentablemente se está pasando todo lo contrario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró el martes el anuncio de investigadores británicos sobre la conclusión de que la dexametasona -un medicamento de la familia de los esteroides- reduce significativamente la mortalidad en los pacientes graves de covid-19. “Es el primer tratamiento comprobado que reduce la mortalidad en los pacientes enfermos de covid-19 bajo asistencia de oxígeno o respirador”, expresó al respecto el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un comunicado. Pero ¡Que milagro que por fin haya algo de COMPROBADO! Pues hubo muchos remedios, inclusive esto que estaba tomando Trump y que luego nos regalaron en 120,000 dosis-y que el día siguiente fue prohibido en Francia… Y lo menciono porque acabo de aconsejarla la dextametasona, en los casos más difíciles de lumbalgia, dorsalgia o cervicalgia, según cual parte de la columna te duele. Después de tanta tristeza veamos el lado cómico: seguido me entraba un paciente anunciándome pomposa y enfáticamente que tiene lumbalgia, según le diagnosticó su médico-al que yo rematé: Señor, nadie sabe mejor que usted qué y donde le duele, y nadie sabe mejor que usted que le duele la parte baja, es decir la parte lumbar de la columna. Su médico no hizo ningún diagnóstico, sino sólo le enseñó como se llama su padecimiento.