De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

 

Todo lo que se le critica a AMLO-aumento de la delincuencia, violencia, etcétera, es debido a fuerza mayor, una fuerza de hecho muy mayor que se llama inercia-la razón por la cual necesitamos de frenos para parar un coche en moción-pero si el vehículo es un largo tren, ya no se para tan fácilmente…Al igual, es normal que el presidente de una nación tan jodida como esta use términos paliativos y eufemístico cuando se trata del Coronavirus o de la economía. Su planteamiento de “amor y paz” prevalece en todo: “…pronto saldremos adelante gracias a la cooperación y la disciplina (¿¡De cuantos?!) del pueblo mexicano…”. Aquí falla el señor presidente: en sus zapatos yo dejaría el populismo a lado y hablaría claro: Naciones que estaban mucho peores que nosotros ya acabaron con el problema por su civismo, su acato, su solidaridad. China, Europa y Japón vencieron el Coronavirus observando escrupulosamente las indicaciones de las autoridades-lo que sólo una pequeña parte de los mexicanos hace. ¡¿Quieren acabar con este gran lastre nacional?! Obedezcan escrupulosamente las indicaciones-SANA DISTANCIA, CUBREBOCAS, LAVADO DE MANOS, ETC. ¿Tiene que salir para comer, para vender? Lo haga con un buen cubrebocas, unas gafas, un pañuelo-unos pesos para salvar la nación desde esta pandemia. Pocos la ven así y la causa es la reina de todos los males-la ignorancia y sus corolarios como el valemadrismo, es decir la falta de civismo, de conciencia cívica, de solidaridad. Como dijo hace rato AMLO, en el planteamiento de se salve quien pueda, no se salva nadie. ¿Por qué García Márquez llama el libro que le venció el Nobel “Cien años de soledad”? Porque los habitantes de Macondo no se ponen de acuerdo, no tienen solidaridad-precisamente lo que falta en Colombia así como en México y en todo Latinoamérica que, por esto, se volvió la peor parte del globo terráqueo.

México acaba de conseguir mil millones de dólares como préstamo desde el Banco Mundial. Alguno dice que es para el Coronavirus, otros para otra vaina…Lo cierto es que el monto es muy chico en comparación con nuestro PIB, y nuestras macro financias andan bien. Pero continuando con mis fantasmagorías acerca de lo que hiciera yo en los zapatos del señor presidente, esto es lo que haría/ para la economía:

Los señores ex presidentes Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto-todo presos y con condenas desde 20 añitos para arriba. Única posibilidad de salir: la devolución de todo lo que se robaron. El día siguiente el dólar cotizaría alrededor de 18 pesos ya que volvería toda la confianza de antes y más, mucho más, pues México pasaría desde el estado de país corrupto a lo de primermundista.

Hay naciones como Italia, donde el presidente de la república es prácticamente una figura simbólica-lo que manda es el primer ministro-al igual que en España e Inglaterra-donde en lugar del presidente, hay un rey/reina. En México en cambio, el presidente es virtualmente plenipotenciario-de allí a la crítica más atinada que se le puede mover a AMLO: es demasiado democrático en un país que no está acostumbrado a la democracia. El poder del Demos se obtiene cuando los gobernantes gobiernan para el beneficio del pueblo-lo que aquí no se ha pasado desde por lo menos 30 años. Sacar lo robado a cinco ex presidentes y ponerlo a trabajar para el beneficio del pueblo, para el desarrollo de la nación, es el paso más decisivo para insertar este país en el primer mundo como Norteamérica y Europa. Buenas noticias desde allí, desde mi ciudad natal, Milán. La investigación liderada por el Dr. Clementi comparó la carga viral de 100 pacientes ingresados en el hospital en los primeros 15 días de marzo con la de 100 pacientes llegados a finales de mayo.  “La cantidad de virus presente en los pacientes que nos han llegado en mayo es enormemente más baja frente a los que ingresaron en marzo”, informó el experto virólogo. “Pareciera que el coronavirus haya envejecido”, con esa frase hay esperanza para el mundo luego de un estudio científico liderado por Massimo Clementi, director del Laboratorio de Microbiología del Hospital San Raffaele de Milán, quien aseguró que la carga viral del coronavirus: “Hoy es hasta cien veces inferior que en marzo”. De acuerdo al experto, las buenas noticias no son solamente para Italia -uno de los países más afectados del mundo por la COVID-19 con 235 mil casos confirmados y 34 mil muertos-, ya que la baja en la carga viral (concentración del virus) ocurre prácticamente en todo el mundo, incluso en zonas donde el confinamiento ha sido más laxo que en su país-precisamente como en México, agrego yo.

Esto es más importante de lo que podría parecer: hasta a la fecha se han hecho estudios para determinar la presencia del virus en cada paciente, pero no la cantidad, o la intensidad viral. Esto es más relevante e importante de lo que pudiera parecer, pues nunca que yo sepa se hizo una prueba de la CANTIDAD del virus en una persona infectada. Y mi gran esperanza es precisamente esta, como dijo el Dr. Clementi-que el Covid-19 se esté debilitando, envejeciéndose para por fin desaparecer. Después todo el concepto no es nada nuevo, pues es parte fundamental de la vida de cualquier ser finito: una vez nacido tiene que hacer una cosa y una sola-morir. Yo no sé nada de virología, pero conozco un poquito de filosofía, y esto lo repito seguido a la gente tan llena de deberes auto inflictos…”Tengo que ir a trabajar, tengo que, tengo que…”. No señor, usted sólo tiene que hacer una cosa y una sola-morir un día; todo lo demás no tiene que hacerlo, lo elige, y su elección siempre debería ser la consecuencia de todo lo que determina cualquier cosa que se hace: una balanza entre los pros, las ventajas, y los contras, las desventajas.