De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

Estados Unidos es un experimento social fallido, hasta el punto en que cuando se trata de personas negras y pobres su economía capitalista falla; el estado militarizado falla; su cultura mercantilista en la que todo y todos están a la venta, falla. Este fracaso se ha ido desplegando durante 400 años y aunque ha funcionado para algunos, cuando se trata de gente pobre y trabajadora-negra o latina en particular, es un fracaso. Esto es algo crónico, estamos hablando de algo que tiene raíces profundas. La historia de EE.UU. lidiando con el legado de la supremacía blanca está fallando, pero tratando de fallar un poco mejor, exigiendo responsabilidad un poco mejor, condenando un poco mejor, pero al final la supremacía blanca cala profundo en el país, el capitalismo depredador cala tan profundo en el país…Es muy difícil para los estadounidenses decentes que realmente odian la supremacía blanca, que son antirracistas, lograr algún tipo de poder, tener algún tipo de organización que permita la transformación fundamental que necesita el imperio estadounidense.

El mismo Obama dixit: “La rodilla en el cuello es una metáfora de cómo el sistema, de manera arrogante, mantiene contenidos a los negros, ignorando sus gritos pidiendo ayuda”. Me destroza, me parece irónico que en EE.UU. ha sido un símbolo arrodillarse y ahora tenemos otro incidente simbólico con una rodilla en la que es asesinado un hombre negro.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump en cambio, enfureció a sus críticos al plantear la posibilidad del uso de armas contra una revuelta en Minneapolis por la muerte de Floyd. “Cuando comienzan los saqueos, comienzan los disparos”, tuiteó Trump en la madrugada de este viernes, en respuesta a las protestas que incluyeron el incendio de una comisaría de policía en Minneapolis. Aunque más tarde aseguró que no sabía que la frase provenía de un policía blanco encargado de reprimir las protestas de los afro estadounidenses en su lucha por los derechos civiles en los años 60. “No sé de dónde salió, pero es muy precisa en el sentido de que cuando hay saqueos hay gente a la que le disparan y muere”, afirmó horas más tarde. En su tuit, que fue ocultado por Twitter por “glorificar la violencia”, también llamó de “delincuentes” a los manifestantes.

Su muy buen antecesor en cambio, alabó los protestantes, creo que hasta los azuzó a continuar una protesta que finalmente podría acabar con el gran racismo que sigue vigente en los EEUU contra gente de color y latinos. Barack Obama, entre las demás cosas buenas, acabó con el aislamiento de Cuba, reabrió su embajada después de más de medio siglo-y Trump acabó con todo lo bueno que hizo su predecesor.

Con esta ocasión de gran magnitud, con este asesinato voluntario, consciente y prolongado de más de ocho minutos durante los cuales Floyd decía que no podía respirar, el tema del racismo se volvió preponderante-o viral, como se dice hoy en día con este vocabulario atrófico que los que mandan en el mundo nos han impuesto. Así que voy a usufructuar de mi experiencia de filósofo trotamundos, con un mapamundi al respecto: la idea me la dio Cuba que creo sea el país del mundo con más diferencias raciales y cero, absolutamente cero racismo. En Belice, Jamaica y otros países similares, no hay racismo en contra de negros porque SON todos negros…En México y Centroamérica no hay negros-con sólo una pocas excepciones en Hondura. Al respecto cabe una puntualización: los nativos de Yanga, no son negros pese al color de su piel, pues por negros entiendo afrodescendientes, con FACIONES negras. En Colombia hay un poco de segregación en contra a los negros, pero poca. De hecho yo nunca lo había notado hasta en 2014, cuando estuve vacacionando un par de meses en el Chocó, en el Pacifico norte, donde son casi todos negros y una noviecita me relató sus frustraciones por discriminación. Pero fue la única ocasión, y la verdad era algo sangrona…Junto a Colombia hay el gran Brasil que tiene muchos afrodescendientes; mientras que la mayoría de los demás países sólo tienen mestizaje autóctonos, o simplemente blancos, como en Chile y Argentina. Ahora lo más interesante, pues todo salió desde el racismo más cabrón del mundo, lo de EEUU-y sería lógico compararlo con los demás países del primer mundo: En Canadá se puede decir que haya un tantito de racismo psicológico, pero la ley lo prohíbe muy, pero muy severamente-hasta a virtualmente aplastarlo. En el Viejo Continente el tema anda paralelo al nivel cívico: NO hay absolutamente ningún racismo en los países escandinavos, ni en Holanda ni en Inglaterra-os acuerdo que el alcalde de Londres es negro. En este sentido Gran Bretaña es años-luz para arriba de su vástago Estados Unidos. Bajando, hay Alemania que sí sigue algo racista socialmente, pese a la estricta prohibición. Es que el país está lleno de refugiados-y el mismo concepto creo se pueda aplicar a Francia y a Italia. Hablémonos claro: yo dejé definitivamente Italia en 1985; entonces no había ni la sombra de un negro en el norte y sólo unos pocos en Roma, donde viví los últimos años. Pero ahora está lleno de africanos que llegaron en botes a veces sobrecargados y peligrosos…Italia no es un país fácil de gobernar, pero hay mucha cultura y un poco de civismo-que precisamente la cultura aumenta hasta a descartar taxativamente cualquier decisión que ponga en peligro la vida…Y sí últimamente hay un poco de animadversión par parte de algunos italianos que perdieron su empleo para los inmigrantes. Es comprensible, creo. No hablo de España porque es un caso aparte: No me consta que haya aceptados muchos africanos en peligro por un lado, y al mismo tiempo es un aglomerado genético multifacético en su propia casa. Es el único país europeo donde se hablan cinco idiomas algo parecidos, con la gran excepción de la lengua Vasca-parecidos pero NO dialectos, lenguas distintas con su propia gramática y todo. Valenciano, Gallego, Castellano, Catalán y Vasco-y estos dos últimos con tendencias separacionistas. En breve: en España no hay fricciones con los negros, sino entre sus varias etnias. Por esto, cuando quiero ser correcto estrictamente, digo que estoy hablando en castellano en lugar que en español.