De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

Una vez más, voy a repetir mi planteamiento filosófico acerca de la salud, un planteamiento de bases muy sólidas y realísticas: La salud, no es la ausencia de factores patógenos, de viruses y bacterias, sino la prevalencia de nuestras defensas sobre de ellos. Los médicos conocen cada parte del hombre, por separado; pero no tienen una idea suficientemente clara y honda acerca de la real realidad del ser humano-lo que un filósofo existencialista entiende bastante bien. En Existencialismo, prácticamente cambiamos el verbo tener con el verbo ser por lo que va la realidad del hombre: No tenemos una mente y un cuerpo-somos una mente y un cuerpo; no tenemos un oído y una vista-somos oído y vista. No tenemos semejantes-lo somos. La indivisibilidad del dualismo cuerpo/mente la he expresado más que una vez de la manera más clara posible, acordándonos que un plato de fruta es mucho mejor de unos tacos-pero que es también cierto que es mejor comer tacos relajado y feliz, que comer fruta o verdura enojado y triste. Esto es algo que a veces huye a la atención de los médicos…
La prueba más contundente de mi planteamiento hacia la salud es constituida por el hecho que seguido se observa que el mismo patógeno, la misma bacteria enferma el sujeto A y no el sujeto B; pero ahora os relataré otra cosa que lleva a la misma conclusión, aunque no tan contundentemente; hablaré de este tema, los anticuerpos, para que mis queridos lectores/as puedan entender claramente lo que sigue. Es concepto de lo que llamamos anticuerpo es lo mismo de lo que llamamos antígenos-y lo menciono aquí porque algunos seguramente han escuchado del examen que se le hace a la próstata-PSA=Prostatic Specific Antigenous: si la próstata tiene células enfermas, cómo se pasa ticamente en caso de cáncer, eleva sus defensas con estos antígenos, bueno, supuestamente…Es un largo y complicado discurso, pero esta es la conclusión para la cabal comprensión de lo que sigue.
Alemania, el país que más análisis del COVID-19 ha hecho en Europa, ahora quiere identificar a la gente que desarrolló anticuerpos contra el virus para que pueda reintegrarse a sus actividades.
El gobierno de Alemania ha tenido una respuesta muy activa a la crisis del nuevo coronavirus: es de los que más análisis ha realizado para rastrear luego los contactos de los infectados, y tiene una de las tasas de mortalidad más bajas. Y parece también querer ubicarse entre los primeros en volver a la normalidad de una manera que sea segura para la población: planea averiguar cuántas personas han desarrollado anticuerpos contra el causante del COVID-19 para entregarles documentos, por el momento apodados “pasaportes de inmunidad”, para que puedan reintegrarse a la vida económica. El estudio, que está en las etapas finales de su financiación, espera haber completado a finales de abril la primera fase masiva de análisis, a unas 100.000 personas. Aquellos que tengan anticuerpos porque estuvieron infectados, con síntomas o sin ellos, y su sistema inmunológico los desarrolló para combatir al patógeno, recibirán “una especie de pasaporte de vacunación que les permita, por ejemplo, estar exentos de las restricciones a sus actividades”, dijo a Der Spiegel Gérard Krause, profesor de la Escuela Médica de Hanover y titular del Centro Helmholtz para la Investigación de las Infecciones. Además de las autoridades sanitarias que responden a la canciller Angela Merkel, participarán de la iniciativa el Instituto Robert Koch, el Instituto de Virología del hospital universitario Charité de Berlín y el centro Helmhotlz.
Por ahora, Alemania se encuentra en un cierre total con cuarentenas estrictas en varios lugares del país. El proyecto que codirige Krause apunta a identificar a aquellos que ya no pueden contagiar ni se pueden contagiar y que podrían volver a, por ejemplo, dar clases en las escuelas sin poner en riesgo a los niños o las familias. Un resultado positivo puede permitir que una persona regrese a sus actividades normales; miles de resultados positivos en una zona permitirían una planificación adecuada del cese de las restricciones allí, como por caso la reanudación de los partidos de fútbol en grandes estadios.
Repito: Alemania es el país europeo que ha hecho más análisis para identificar a los portadores del coronavirus, aislarlos y rastrear sus contactos: 500.000 personas por semana, con la expectativa de seguir aumentando los tests hasta llegar a 200.000 por día. Con 71.000 contagiados al 31 de marzo, tuvo 682 muertes, lo cual está por debajo del 1%, en lugar del 2% o 3% que se registra en otros lugares. México en la misma fecha-o más bien el día siguiente 1º del mes en curso, tenía 1,215 casos confirmados y 29 defunciones-es decir más del 2%. Aquí, una vez más, estamos hablando de la falta de civismo de este magnífico mas retrasado país. Aquí estamos hablando de la razón por la cual cayó el helicóptero donde viajaban Moreno Valle y su esposa; aquí estamos hablando de todos los espantosos accidentes carreteros, AQUÍ ESTAMOS HABLANDO DE VIRTUALMENTE TODOS LOS MALES DEL PAÍS-FALTA DE CIVISMO.
Dada la posibilidad de que los estudios arrojen falsos positivos, por detectar anticuerpos a otros coronavirus más comunes, para la política de salud pública se repetirán regularmente, además de abarcar a una cantidad creciente de la población. Otra duda que plantearon los científicos, y que solo se resolverá con el tiempo, es hasta qué punto una infección pasada sirve para prevenir la reinfección. La vacuna contra la gripe, por ejemplo, es anual, y varía con los cambios en las cepas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.