De filosofía y cosas peores

De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

La Secretaría de Salud suministrará hidroxicloroquina a 20 mil pacientes ambulatorios de covid-19 en los institutos nacionales de salud y hospitales de alta especialidad, pues la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó el uso emergente del fármaco. Por lo tanto ya se podrá usar fuera de ensayos clínicos, pero de manera controlada, reveló a MILENIO José Sifuentes Osorio, director médico del Instituto Nacional de Ciencias Médicas, tras recibir una donación de 130 mil dosis del medicamento genérico de Novartis. Lo antecedente lo medio-copié desde las noticias-y lo hice con gran interés porque recientemente se ha hablado mucho acerca del hecho que Trump estaba tomando esta hidroxicloroquina-y se le criticó ya que este medicamento, nada nuevo en realidad, sólo se prescribía para el lupus y la malaria. La filosofía y el periodismo-la verdadera filosofía y el buen periodismo, tienen un punto en común: la búsqueda y la difusión de la verdad, de este reflejo adecuado de lo que las cosas son: Los ensayos clínicos realizados hasta el momento han demostrado que la hidroxicloroquina tiene el beneficio de disminuir la inflamación generalizada que se presenta en las personas que se contagian, por lo que se utilizará en pacientes con fases tempranas de la enfermedad.
Últimamente, he relatado que un aguacate diario me curó de un principio de desprendimiento de la retina, y lo aclaro porque ningún oftalmólogo me lo habría aconsejado, pues la cerrazón de mollera de los médicos en general es agudizada en el caso de una especialidad tan circunscrita como la oftalmología. Bueno, dicho esto como preámbulo, hay que agregar que esta hidroxicloroquina tiene varia contraindicaciones, pero es bastante segura si se usa solamente durante una semana-y el problema principal si se exceden siete días, son precisamente afecciones a la retina ocular. Así que, si la toman, coman no uno, sino dos aguacates diarios. Hace casi un año, he insistido mucho con el gerente de Chedraui para que produzcan diariamente guacamole-quizá una de las pocas delicias de la cocina mexicana que coincide con la dietética. Pero desde un mes y pico ya no la compro y me contento con aguacate-perfectamente protegido por la magnífica naturaleza. El mismo concepto lo aplico al litro de zumo de naranja que adquiría cada mañana donde vivía por la vía: ahora me como una piña diaria que tiene poco menos vitamina C, pero con muchos otros nutrientes beneficioso que el jugo no tiene-empezando con la fibra.
El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, emitió un decreto con el que busca impedir el reinicio de actividades de la industria automotriz y de la construcción a partir del próximo lunes 1 de junio, pues considera que dicha reanudación podría derivar en contagios del coronavirus COVID-19. Una decisión sabia, y lo único que se necesita decir para validarla es que entre dos males se debe escoger el menor. No puedo hacer más que alabar a Barbosa, particularmente en el contexto general de esta pandemia-donde la constante es que mientras más culto y civil un país, más rápidamente sale adelante. El sábado pasado usé el ejemplo de Italia, y ahora puedo usar el de España que ya reanudará el futbol el ocho de junio. Europa en general se ha adelantado drásticamente y está superando esta gran crisis, Estados Unidos sigue siendo el más golpeado entre el primer mundo; y lo peor de todo es Latinoamérica, donde la falta de civismo, de cultura, de conciencia cívica está produciendo sus nefastas consecuencias convirtiéndolo en el área de mayor crecimiento-empezando obviamente con Brasil y con su presidente tan fascista, oligárquico y prepotente que hasta se burlaba del Coronavirus llamándolo una gripita-y todo esto para que las grandes empresas no cierren y los ricos se vuelvan más ricos-un planteamiento exactamente opuesto de lo de Barbosa y de nuestro señor presidente.
Acabo de comprobar mi imparcial objetividad dando crédito a Trump, que siempre critico, por el uso de esta hidroxicloroquina por la cual fue duramente e injustamente criticado en EEUU-y ahora voy a citar a otro que critico seguido-hasta a llamarlo “burro en botas de cowboy”, Fox, que sin embargo ahora elogio ya que dijo algo de perfectamente correcto-y que es prácticamente el resumen de lo que escribí el sábado: Vicente Fox Quesada reapareció en Twitter para decir que él no ve que la curva de contagios por la COVID-19 se esté aplanando en el país. Es la neta, la triste verdad, pese a todos los eufemismos que nos dan al respeto, aunque no de manera dolosa, sino para…animarnos y mantener la calma. A parte esta observación a nivel nacional, en este estado, y más aún aquí en Tierra Blanca se debería endurecer la ley y la disciplina al respecto, pues aquí el miedo a enfermar es una nadería en comparación con la enorme ignorancia que lo aplasta…Ahora vivo en Casas Palenque, al final donde se puede ver el tupido bosque con el cual el conjunto colinda-Naranjos, 114. El sábado pasado, mis vecino tuvieron una fiesta de la cual desconozco la razón: una veintena de personas heterogéneas en edad, desde niños, adolescentes a senescentes, pero con una clara homogeneidad-NADIE usaba un cubre bocas. Abundo en esto ya que no estoy hablando de campesinos, de gente de rancho, sino de una maestra. Gente tranquila y civil que sin embargo no parece mínimamente interesada en la pandemia que estamos viviendo. Yo me siento prácticamente inmune a todo, pues todo lo curo o prevengo con nutrición adecuada-empezando con el cáncer que puedo curar en una semana sin medicina, costes o molestia de ningún tipo. Pero sí tengo miedo de este Coronavirus y la conclusión es que a mitad abril, cuando se EMPEZÓ a hablar de la fase tres, cerré el consultorio. Cualquier cosa se hace o no se hace según una hipotética balance entre pros y contra. Ganaba bien, divirtiéndome y haciendo feliz la gente, pero cerré el capítulo totalmente y ahora tengo gente que me habla para una consulta y se queja por mi negativa inflexibilidad a la cual sólo puedo decir y repetir que entre dos males se escoge el menor.