De filosofía y cosas peores

De filosofía y cosas peores

Michael Torresini

Antes todo me gustaría ofrecer una disculpa y aclarar que mi ausencia ya sea el martes que el jueves NO era debida a enfermedad mía, sino de mi laptop. A su “enfermedad” y a mi total incompetencia al respecto. Normalmente tengo un buen amigo que me saca de los problemas, una de las pocas personas muy éticas y competentes, el ing. Andrei Guevara que antes me atendía en su café-Internet por el mercado-que ahora guarda cerrado, pues es también una persona inteligente…
Empecé esta columnilla mía en 2011 con una Acer, continué unos años después con una Toshiba y a mediados del año pasado adquirí una Asus de la última generación, con SSD-y que me dio todos los problemas y molestias que no me dieron las primeras dos máquinas-y todo esto sobre el altar de la rapidez-lo que para los tecnócratas de hoy en día es de suma importancia, pues todo su celebro es intensamente conectado con computadoras-de cualquier tipo y forma; el hecho que en las noticias google haya una parte importante dedicada a la tecnología es una de las pruebas, así como lo fue la del tipo que vendió su riñón para comprar un iPhone…
Pero siempre hay el otro lado de la moneda, según se dice ¿No? Mi celebro no es apto para la computación, para la inteligencia artificial, pero el otro lado es que MANTIENE la suya, la natural, por chica que sea. El mejor comunicólogo y politólogo del planeta, fallecido hace poco, Giovanni Sartori, en uno de sus libros, El Homo Videns-en contraposición con el homo sapiens, llega a la triste conclusión que el hombre de las cavernas, que con sus rudos utensilios de piedras lograba proveer para sus necesidades, usaba el cerebro mucho más que el hombre postmoderno que está siempre frente a una pantalla-chica o grande que sea. De hecho la cosa tiene una explicación muy clara: las imágenes, precisamente por su superior eficiencia semántica (semanteyen=significado), excluyen la necesidad de pensar-en cambio el discurso articulado es un acto de lógica, de inteligencia; y el cerebro, no hay que olvidarlo, es un poco como un músculo-si se entrena se fortalece-y si no, se atrofia. Por esto la gente que tiene su inteligencia siempre conectada a una computadora, goza de las innumerables ventajas de la tecnología, pero es proclive a ignorar o pasar por alto los hechos principales de nuestra cultura con todos sus admirables productos-desde la ética a la estética, desde la literatura a la buena conversación: Etimología, dialéctica, glotología o retórica, que en Atenas eran los principales temas de tuición, en la Atenas de Pericles que sentó las bases de todo nuestro saber, ya se han vuelto totalmente irrelevantes frente a la rapidez de la tecnología-muy efectiva, pero también una potente destructora del idioma: hasta los periódicos mejores del país hacer errores hoy en día, particularmente de sintaxis, pues faltando el uso constante de la lógica sobre la articulación del discurso, es inevitable. Por ejemplo, se pasa seguido que la máquina, o digamos Office, me cambie un substantivo femenino en masculino, simplemente porque no entiende que el sujeto es femenino…Haciendo su tarea, Jaimito le pregunta a su papa-¿qué es sintaxis, apá? Es que tiene que tomar el camión. ¡Ah cómo eres inteligente apá! ¡Es que yo he estudiao, mijo!
Una sonrisa antes de remeterme en el triste tema del Coronavirus-doblemente triste para los veracruzanos, pues hace un mes este estado era uno de los menos afectados y ahora sólo la CDMX y el Edomex, con más habitantes, lo rebasan-y el País ya es entre los diez más afectados del mundo. La razón principal de mi columna es lo de aumentar la cultura y su derivado, el civismo, pero ahora esto se ha vuelto más importante aún debido a esta pandemia: Ya he aclarado que Italia que era la más afectada del mundo occidental, ya está saliendo adelante debido a su cultura y civismo-y he agregado que lo mismo se puede decir de todos los países europeos-y todos por las mismas razones-de allí a la inevitable conclusión que la falta de cultura y civismo, por arriba de las innumerables desventajas, hasta causa muertes y pandemias, que se pueden domar con ellas. Y el mismo concepto lo podemos claramente aplicar en el ámbito del País: Tomemos dos estados con un número parecido de habitantes, este y Jalisco, donde la situación era mucho peor de aquí-y donde están saliendo adelante por tener más cultura y más civismo-lo que coincide perfectamente con lo que escribí durante los dos meses en GDL, donde tenía sí el mismo acento que tengo aquí, pero todos me entendían… Os acuerdo que Guadalajara se desarrolló mucho y cuenta con cinco municipios; el más típico siendo Tlaquepaque, parece un trabalenguas. Bueno, allí los polis te llevaban si no tenías cubre bocas-y aquí ni los empleados de las tiendas lo usan…
Yo cerré el 22 de abril y escribí afuera de la puerta que reabriré en las Casas Palenque el primero de junio-lo que NO voy a hacer, pues hablémonos claro, no hay UN SOLO HECHO QUE CONFIRME QUE HAYAMOS APLANADO LA CURVA-NI EN TODO MEXICO, NI EN ESTE ESTADO. Es la tercera vez que cambian las fechas de reanudo de las actividades suspendidas. Todo lo bueno, todo lo que esperamos es siempre expresado en futuro, en esperanza condicional-desde AMLO para abajo todos nos dicen que pronto saldremos adelante… Así que a mis queridos lectores y pacientes contestaré lo mismo.
Xi Jinping, Emmanuel Macron y Angela Merkel-los jefes de China, Francia y Alemania, et al., quieren que cualquier vacuna contra el nuevo coronavirus sea un “bien público mundial”, pero Donald Trump nunca se cansa de ir contra corriente: al carajo los demás, lo que cuenta es vacunar a todos sus compatriotas. Estados Unidos anunció el jueves una subvención récord de 1.200 millones de dólares para el laboratorio británico que fabricará la eventual vacuna en la Universidad de Oxford, con la condición de una transferencia de tecnología a Estados Unidos y la entrega de 300 millones de dosis-como un diez por ciento más de la totalidad de sus habitantes.