Contaminados arroyos en Tres Valles

Contaminados arroyos en Tres Valles

Ignacio Cruz Rodríguez
Tres Valles, Ver

Un grupo de aproximadamente 60 pescadores del municipio de Acula cansados de la grave contaminación provocada por el Ingenio San Cristóbal, denunciaron ante la Procuraduría del Medio Ambiente (PMA), los daños ocasionados por verter agua contaminada de la factoría en la laguna El salado, la cual representa la fuente de empleos de cientos de pescadores y sustento directo de más de 1000 familias de la región.
Los humildes pescadores enfrentaron a los empresarios de Zucarmex y lograron que la factoría fuera multada con Un Millón de Pesos, independientemente del compromiso que estableció la empresa de poner en marcha inmediatamente una planta de tratamiento y enfriamiento de aguas residuales para que ya no se siga contaminando ni la Laguna El Salado ni el caudaloso Río Papaloapan.
En Tres Valles, los arroyos naturales que desembocan en el Río Tonto, por décadas están siendo contaminados y nadie dice ni hace nada. Y es que al parecer en nuestra región a la Procuraduría del Medio Ambiente (PMA) le han tapado los ojos y no ven los daños que existen. Por mencionar un ejemplo en el ejido Las Vegas de Juárez, cruza un arroyo de aguas contaminadas con olor fétido y desechos de bagazo, lo cual es un foco de infección a la entrada de esta población en la que habitan poco más de 500 personas.
En Las Vegas de Juárez, a decir de los vecinos anteriormente en este arroyo se podía pescar, las mujeres lavaban ropa y hasta servía de recreación, pero desde que el Ingenio Tres Valles se estableció, es imposible todo esto, debido a la contaminación permanente de este afluente, que al final de su caudal se une con el Río Tonto y este a su vez desemboca en el Papaloapan.
Si bien es cierto que las empresas como el Ingenio Tres Valles generan empleo y dan movimiento económico para algún sector de la sociedad, también es real que los daños colaterales son graves, ya que en la zona sus desechos convierten en aguas negras los ríos y mantos acuíferos, ocasionando mortandad de peces y vida silvestre, así como también deteriorando y dañando el ecosistema causando infecciones y un sinfín de enfermedades, y todo esto lamentablemente por la irresponsabilidad de no contar con un sistema real, no ficticio, del tratamiento de sus aguas residuales…