Cada vez son más los vendedores en las calles

*.Aunque no tienen permiso de la Dirección de Comercio, sí pagan sus 12 pesitos a quienes pasan cobrando.

Manuel Regueyra
Reportero de Crónica TB

El comercio en el centro de la ciudad sigue creciendo aunque en la Dirección de Comercio se diga que no hay permisos para vender en la calle.
Los fines de semana, sábado y domingo, son los días en que aparecen más vendedores en el centro de la ciudad, vendedores que vienen de otros municipios, incluso de otros estados de la república.

Ayer, en la esquina del mercado 20 de Noviembre, en la que se cruzan la avenida Juárez y la calle Libertad había tres vendedores, dos que vendían volovanes, un hombre y una mujer, y otro hombre que vendía cubrebocas KN95 a 30 pesos y lentes con careta de plástico a 50 pesos.
Las tres personas dijeron venir de la ciudad y puerto de Veracruz, la mujer y el hombre que venden volovanes dijeron tener ya varios meses viniendo los domingos a Tierra Blanca a vender volovanes, mientras que la otra persona dijo que era la primera vez que venía.

Los tres dijeron no tener permiso de la Dirección de Comercio para vender en esa esquina, que eso lo arregla el dirigente de una organización, del que no quisieron dar su nombre, y que le pagan 12 pesitos a la persona que pasa cobrando por el espacio que ocupan.

En contra esquina, junto a una zapatería, una señora en una carretilla vendiendo dulces con sus dos pequeños hijos haciendo la tarea escolar, la señora también no tiene permiso para vender ahí, pero igual, paga los 12 pesitos.


No todos los días se pone en esa esquina a vender la señora sus dulces, se le ve más los domingos que no trabaja el supervisor de la Dirección de Comercio quien es el que los acosa, quien les pide que se retiren, que no pueden vender en el lugar que lo están haciendo.

Y si los carretilleros se mofan de los supervisores de Comercio, que también les gusta ponerse a vender en las esquinas del centro de la ciudad, más lo hace El Güero Jácome, que ayer domingo en la avenida Madero, 20 ó 30 metros del lugar que tenía en la esquina con Constitución y que vendió, en su motocarro vendía papayas y cortadoras de mango muy quitado de la pena.

Y por lo que se ve, no es tanto vender papayas y cortadoras de mango, El Güero Jácome lo que pretende es hacerse de otro espacio en la calle, en el centro de la ciudad, y pasado algún tiempo poder venderlo, venderlo muy bien.

Así que, aunque en la Dirección de Comercio digan que no hay permiso para vender en las calles del primer cuadro de la ciudad, el número de vendedores sigue aumentando y cada vez son más los que vienen de fuera, sobre todo los fines de semana.