Bravo!!! Con vivas y aplausos reciben a los médicos

Orizaba, Ver.- Entre aplausos, fueron recibidos los elementos de salud del estado de Veracruz que combatieron al Covid-19 durante dos meses en la Ciudad de México.

El personal de salud del IMSS Veracruz Sur que participó en la Operación Chapultepec en Ciudad de México nunca pensó en regresar antes de tiempo.

Aunque aseguraron las experiencias que vivieron fueron muy duras y extrañaban a sus familias, los elementos tenían la convicción de servir en la atención a pacientes covid.

Este jueves, cerca de 40 médicos y enfermeras regresaron a la entidad a bordo de un autobús de turismo.

Los elementos de salud fueron recibidos en la sede de la delegación IMSS Veracruz SUR por sus familiares con globos, sonrisas, lágrimas, aplausos y un abrazo que los fundió luego de dos meses separados.

La llegada del personal se dio pasadas las 15:30 horas, mientras las familias tenían ya más de 30 minutos de esperar su arribo.

Tras descender de la unidad y mientras sus maletas eran bajadas, los médicos y enfermeras pasaron a uno de los auditorios de la delegación, en donde se les entregó un reconocimiento por su participación en la Operación Chapultepec.

A la salida de la ceremonia, Carlos Ulises Mejía Hernández mencionó que muchas veces pensó en sus padres, en sus hijos y hasta en los amigos.

De acuerdo con el joven, la experiencia fue traumática el ver morir a tanta gente todos los días. Por ello, quiso hacer un llamado a la población a que no se confíe ni descuide, pues la enfermedad es real y “no ha acabado, sigue la pandemia”.

Nancy Leticia Tapia Muñoz, subjefa de enfermeras del Hospital General Regional de Orizaba (HGRO), calificó su experiencia como “de vida”.

Indicó que, al estar tan acostumbrados a esa labor, no tomaron mucho en cuenta el riesgo que corrieron, pues expusieron su vida.

Sin embargo, aseguró que hicieron un buen trabajo y que acompañar a los pacientes en sus últimos momentos les permitió tener una despedida tranquila, pues ayudaron a muchos pacientes a recuperar su salud.

Para la enfermera, fue especialmente difícil ver cómo llegaban cada vez más pacientes jóvenes enfermos y ver morir a varios de ellos.