Alertan sobre restringir migración tras pandemia

Ginebra, Suiza (07 mayo 2020).- El director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), António Vitorino, dijo hoy que el coronavirus y la preocupación por la salud pueden llevar a que se impongan límites a la movilidad humana, lo que agravaría la desigualdad.

“Los ataques terroristas del 9/11 (de 2001 en EU) tuvieron un gran impacto en la movilidad humana, y creo que esta pandemia tendrá un impacto equivalente, si no mayor, en la forma de ver la movilidad en el futuro. Está claro que la salud es la nueva riqueza”, aseguró en rueda de prensa virtual en Ginebra.

Hasta el momento, apuntó, una treintena de países ha puesto en marcha sistemas de seguimiento por teléfonos móviles.

“Genera interrogantes sobre la privacidad, el anonimato o la proporcionalidad del tipo de seguimiento que se hace”, manifestó.

Una de las preocupaciones de la OIM es que los países se planteen imponer condiciones sanitarias de entrada que puedan dejar a algunos países o individuos excluidos de la movilidad internacional.

La agencia valoró que esto supondría tratar de solucionar un problema creando otro, de hacer más profunda la desigualdad.

Ya hay sobre la mesa un debate sobre cuestiones como controles sanitarios de acceso a países, así como certificados de inmunidad.

“En algunos países esta pandemia se está usando para estigmatizar a los migrantes como portadores del virus, cuando la verdad es que los migrantes y personas originarias de la migración están en muchos sitios en primera línea en la lucha contra la enfermedad”, alertó Vitorino.

En países como el Reino Unido y Estados Unidos, suponen entre un 30 y un 40 por ciento de los trabajadores sanitarios, mientras que en Suiza se acercan a un 50 por ciento.

Además, son clave en sectores que han resultado esenciales en esta crisis, como la entrega a domicilio, el transporte o los supermercados.

“Nosotros estábamos en casa por miedo al virus y ellos estaban allí, en el terreno, trabajando para el beneficio de toda la comunidad”, resaltó.

Sin embargo, Vitorino destacó que los inmigrantes tienen una característica en común y es su vulnerabilidad, por lo que pidió a los países que garanticen su acceso a los servicios sanitarios nacionales.

“No es una cuestión solo de derechos fundamentales, es una cuestión de salud pública. El acceso a la salud de los inmigrantes, es del interés de toda la comunidad”, señaló.

Matizó que, además de garantizar el acceso a la salud, había que generar confianza en éste, pues a menudo los migrantes sienten que al estar en una situación irregular utilizarlos podría suponerles ser deportados o arrestados.