ACERTIJOS

Gilberto Haaz Diez

*Raúl del Pozo: “En estos días de nubes negras vivimos una pesadilla como suelen vivirse, solos ante la suerte aciaga, que nos abruma. Veo a la gente acodada en los balcones con una soledad más intensa que la de los monjes en cada casa. Ésa es otra epidemia paralela al coronavirus”. Camelot.

EL GABINETE INCIERTO

La reunión del Gabinete, por la emergencia del Coronavirus, puso a cada quien en su lugar. Fue hace un par de días. Un secretario (Marcelo Ebrard) de Relaciones, que parecía el titular de Gobernación, que para allá va, dicen los que saben, después que pase esta crisis. Una secretaria de Gobernación (La Cordero, que quita los pecados del mundo, Olga Sánchez), parecía florero, así le pusieron los tuiteros. Miss florero. Otro florero que es secretario de Salud (Jorge Alcocer Varela), cuando terminó su intervención los tuiteros se fueron sobre él. ¿Ven por qué no aparece en la televisión dando los partes? Muy limitado el tipo. Un subsecretario (Hugo López Gattel) que parece presidente, y lo rematan con: ‘Un presidente que no funciona’)        Así se vieron en la conferencia de prensa. Todo eso porque tienen un presidente acaparador, todos los reflectores y todos los temas los trata en la mañanera AMLO, como si fuera experto, por las mañanas es virólogo, agente de seguridad, si hay fiesta va a los cumpleaños y se convierte en pastel, si son XV años baila el vals con la quinceañera. Ese es el riesgo de minimizar a tus colaboradores. Cuando el presidente Kennedy iniciaba gobierno,  con el paso de la antorcha hacia una nueva generación, siempre comentó que buscaba a sus colaboradores que fueran más inteligentes que él. Nada de minimizarlos, más inteligentes que él. Benito Juárez, a quien AMLO pondera mañana, tarde y noche, y dicen que en las noches se para de la cama y con sus pantuflas, pijama y gorro, se va al sitio donde al Benemérito lo iniciaron en bautizo en la Logia Masónica, y ahí platica con él un rato, no se sabe qué le diga el gran Benito, pero no lo encomienda bien. Del Gabinete de Juárez- de aquel se llegó a decir de esos hombres ‘que parecían gigantes’, nada tiene este gabinete- Lópezobradorista. Melchor Ocampo, Zarco, Santos Degollado, Doblado, Lerdo de Tejada, Lafragua, tipos cuyas calles engalanan las de Veracruz y buenas partes de México. ¿Pregúntense ustedes, si al final de este sexenio, algún hombre o mujer del Gabinete de AMLO merecerán nombre de calle? Creo que ni si quiera la de su colonia o rumbo.

LA TREGUA PEDIDA

El presidente AMLO siente pasos en la azotea. En tuiter, donde en realidad se dirime el bien o el mal de la patria, le han tundido bien y bonito, allí son cientos de miles los que lo apabullan, tantos que lo tienen loco al grado de pedir, como en la guerra, una tregua. Riñe con todos los conservadores y fifís y aún en ese mismo instante de pedir tregua suelta un puyazo, porque se la pide a los conservadores. Y de nombres solo hay uno que lo trae finto, el expresidente Felipe Calderón. En tuiter se dieron. Sucede que, cuando fue a Badiraguato, donde la vida no vale nada, como en mi León, Guanajuato, al presidente lo vieron echando taco con algunas personas, alguien dijo erróneamente, que el que aparecía detrás del presidente era un hermano del Chapo Guzmán. Calderón se sumó a ello, pero cuidando las formas, solo preguntó quién era ese hombre detrás del presidente. La esposa de AMLO le reviró que ese era un médico del Seguro Social, y Calderón envió respuesta: “Sr. Presidente: aquí acompaño el tweet en el que hice una pregunta abierta. No hice la afirmación que Usted dice. Pregunté y estoy en mi derecho. También publiqué la aclaración de la Sra. Beatriz Gutiérrez. Si eso le parece ofensivo o calumnioso, me disculpo. (no lo es). Sí me parece preocupante que, en medio de una crisis mundial, el presidente de México ocupe su tiempo y energía en algo que no sea atender esta grave situación. Todos los mexicanos queremos que nuestro país salga adelante, y eso exige su plena concentración. Le tomo la palabra, hagamos una tregua. No polaricemos ni desde la Presidencia (conservadores, etc.), ni desde la oposición. Concentrémonos en atender la emergencia. Pongo a su disposición la experiencia adquirida con H1N1. Enfoquémonos en servir a México en esta hora tan difícil”.
Lo dijo JFK: “En un momento de crisis interna, los hombres de buena voluntad y generosidad deberían poder unirse sin importar partido o política”.
www.gilbertohaazdiez.com

1 comentario


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.