ACERTIJOS

*De Esquilo: “Es una especie de enfermedad natural de los poderosos no poder fiarse de los amigos”. Camelot.

 

LOS ASALTOS EN CAMINOS (MACARIO SCHETTINO)

 

Macario Schettino Yáñez es uno de los 10 mejores columnistas de este país. Ingeniero químico del ITESM y la Universidad de Austin, Texas, Conferencista, maestría en economía en el CIDE, libre pensador es una de las plumas más leídas en El Financiero y visto en programas de televisión en análisis de intelectuales. Es orizabeño, aquí viven sus padres, afortunadamente le viven los dos, Macario y doña Licha. Sucede que, cuenta en su columna, vino a Orizaba a festejar a su padre en su cumpleaños, junto con su hermano y familia que viven en Estados Unidos y, relata, fueron a las faldas del Pico de Orizaba y ¿qué creen? los asaltaron. Antes de Xometla, municipio de La Perla, el auto de su hermano fue detenido por hombres armados que los despojaron de la unidad y ellos, que venían detrás en otro auto, los recogieron. Afortunadamente nada les pasó, pero esta zona volvió a ser de incertidumbre y el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, debía jalarle las orejas al poli director de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, para que se ponga las pilas y pongan paz sin violencia, y no disparen a lo güey porque así mataron a dos niños de Amatlán, aquí cerquita. Hace unos días también visitó esta zona la conductora de Televisa y TUDN, María Zel, y fijó unas fotos suyas a las faldas del volcán, se han salvado. Macario rememoró el crimen de los dos niños, que policías estatales cometieron en Amatlán, cerca de Córdoba, y rememoró los años inciertos, aquellos donde esta era zona del Triángulo de la muerte, como ahora lo es la de Monterrey-Nuevo Laredo, donde llegó gente del FBI y no tardan en venir los Marines gringos si ese desorden continúa, donde masacran a la población nomás porque sí, como en la cinta Somos de Netflix, pues  los nuestros solo se la viven en abrazos y no balazos, y sí balacean y matan niños.

 

EL NUEVO HEROE (FUNES MORI)

 

No me gustó ese mugre gol de Funes Mori, mi nacionalismo ranchero y cuenqueño futbolístico, me impide aceptar que alinee entre nosotros. Qué se vaya a su casa, con su selección, fue un tiro a gol que Chucky Lozano falló, le salió chueca y le llegó al tal Funes Mori. Televisa y TV Azteca, dueños del futbol, la aplauden y hacen ver que casi nace un nuevo ídolo. Ahí está Chicharito. Apúrate a curar, Raúl Jiménez. El pasado domingo, las televisoras todas, incluidas las dos grandes con FOX, ESPN, TUDN, sus noticieros deportivos y programas eran dedicados a saber si Funes Mori era el hombre que esperábamos, el Mesías que nos llevará al Quinto Maldito Partido en el Mundial, el que abrirá las aguas y los mares para que nuestros jugadores pasen a ese Olimpo de los dioses, le echaron más campanas al vuelo que, a los veinte minutos me aburrí y pasé a los otros canales, todos con lo mismo, encuestaban como en las mañaneras para saber si Funes Mori, un argentino que, si fuera tan bueno y no tan bulto y tronco, estaría jugando con Messi al lado de la selección de Argentina, y no aquí con el atarantado del Tata Martino, que despreció al Chicharito y cree que su paisano lo llevará a cruzar el Rubicón del Mundial. Ya harto de eso, escribí al tuiter de TUDN y les puse dos cosas. Una, pongan calcetines al conductor Osvaldo, que tenga respeto por los televidentes. Dos, si es tan bueno Funes Mori, pidan permiso a Claudia Sheinbaum, con el apoyo de Televisa y del siervo de su nación, Yon de Luisa, presidente del futbol mexicano, para que en el sitio donde quitaron la estatua de Cristóbal Colón, en pleno Paseo de la Reforma, hagan una del argentino y allí, cuando gane México vayan a celebrar en lugar del Ángel de la Independencia. Los aplaudidores saben que se le ganó a un equipo malísimo, Nigeria, a los 50 minutos cuatro de sus jugadores sufrían calambres, y ese gol de Funes Mori le llegó porque Chucky Lozano desvió un tiro a la portería, pero allí lo tienen por instrucciones de arriba engrandeciéndolo. Y conocen bien la causa, el asunto que no tenemos jugadores números 9, es porque el futbol mexicano está lleno de extranjeros en las zonas de anotación, hay ocasiones que juegan 8 y solo tres mexicanos, el Tuca Ferreti era experto en eso el muy canijo. No chillen, Funes Mori no representa nada, no manipulen a la población futbolera, muchos saben de futbol.

www.gilbertohaazdiez.com