ACERTIJOS

GILBERTO ROLDAN HAAZ DIEZ

*Y cuando despertaron, llegaron las purgas, como en  tiempos stalinistas. Camelot.

 

LA CAIDA DE ROGELIO

 

Detenido Rogelio Franco Castán, alto dirigente perredista y segundo a bordo como secretario de gobierno del bienio de Miguel Ángel Yunes Linares, el Grupo Parlamentario del PRD culpó de esa detención al gobernador Cuitláhuac García Jiménez, al poderoso Eric Cisneros y a la Fiscala Carnala, Verónica Hernández. Las redes sociales se calentaron, se metía la información, volaban como gaviotas, vamos, volaban a la velocidad luz. Más rápido que la del sonido. Era el principio de la noche de los cuchillos largos, se preguntaban algunos.  La noticia llegó hasta la Ciudad de México, donde el dirigente nacional, Jesús Zambrano, tuiteó: “Exigimos a la FGE Veracruz, la libertad inmediata de nuestro compañero, Rogelio Franco, pues el ´delito’ que le quieren imputar de ‘ultrajes a la autoridad’ es un burdo pretexto para continuar el hostigamiento y sacarlo de la contienda electoral”.

 

JESUS ZAMBRANO

 

Andan las cosas intranquilas en Veracruz, cuando no es algún crimen de uno de los aspirantes a cargos de elección popular, ocurren cosas como estas. Explica Jesús Zambrano que Rogelio tenía un amparo y no podía ser detenido y exigió el respeto a la ley. La noticia sacudió al Veracruz político, quienes le conocen y le han tratado hablan de que el detenido es una gente de bien, con un problema familiar y nada más.

 

LA QUEJA DE YUNES LINARES.

 

Circulaba en las redes la queja de quien fue su amigo, jefe y gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares. “No intervengo en temas de Veracruz, pero ante la injusticia todos tenemos el deber moral de alzar la voz”, y continuó, habló del buen funcionario público que lo fue y del trabajo constante que tuvieron en ese tiempo y, entró a lo familiar: “Durante nuestras larguísimas jornadas diarias de trabajo siempre tenía espacio para sus tres hijas, a quienes ama profundamente. Victoria, la menor, de 7 años, era visitante casi diaria de su oficina. Rogelio es un preso político no un delincuente, hay que decirlo con todas las palabras, es un líder social que se opone, como muchos veracruzanos, a un gobierno que lleva a nuestro Estado al desastre”,  y le reiteró su afecto y solidaridad, exigiendo sea liberado.

Allí están esas cartas echadas, algunos opinan que la idea es sacarlo de la contienda electoral al Congreso de Veracruz,  donde el PRD lo lleva en sus listas. Un orizabeño  me dijo que  es una más de las arbitrariedades en el Estado, como le ocurrió a Orizaba que le han quitado, por pura mala leche, su policía municipal y es la hora que no se la devuelven, Ni hablar, aquí nos tocó vivir.

www.gilbertrohaazdiez.com