ACERTIJOS

Gilberto Haaz Diez

*El presidente Kennedy elogiaba a su Gabinete. Deben ser mejores que yo, decía. Camelot.

EL SUPER SECRETARIO EBRARD

La 4T tiene sus ases. Así como buena parte del Gabinete se pierde entre las sombras (cuando tú te hayas ido, me envolverán las sombras) de la oscuridad, así hay gente que al lado de AMLO han hecho su chamba y han resultado muy positivos, en este mar de incertidumbres donde todo tiene un final, una luz al final del túnel. De entre ellos el más aplicado de los alumnos es Marcelo Ebrard Casaubón (10 de octubre de 1959, edad 60 años), Ciudad de México), chilango y defeño gobernó esa ciudad que es un monstruo de mil cabezas. Todos los comentaristas serios elogian su trabajo. La confianza y la disposición que tiene el presidente en hacerlo el súper secretario, una especie de Vicepresidente, que no existe en nuestra ley, o un Primer Ministro, que tampoco existe. Fue considerado como el mejor alcalde del mundo en el 2010 en una encuesta realizada por la fundación londinense City Mayors. También fue presidente de la Red Global de Ciudades Seguras (Global Network of Safer Cities), de la ONU del 3 de septiembre de 2012 al 3 de febrero de 2014. Al lado de AMLO ha hecho bien su trabajo, el Bombero de la 4T le llaman quienes le reconocen su labor. Al principio, lo recordamos atendiendo el affaire de las pipas y la falta de gasolina, comprador de ellas partió a Estados Unidos. Ahora el presidente lo tiene no solo como secretario de Relaciones Exteriores, si no como el comandante en jefe de la crisis, a él en lo político y a López Gattel en Salud. Todos recordamos a Marcelo Ebrard, cuando en aquella contienda donde su jefe y amigo, Manuel Camacho Solís, el político mejor posicionado en aquel tiempo para ser presidente, salió derrotado y Carlos Salinas lo envió fuera del país como secretario de Relaciones Exteriores, allí a su lado iba cabizbajo Marcelo Ebrard, siempre fiel. Aprendió mucho de aquellas heridas, esos golpes los hicieron mejores hombres y ahora ahí está en la confianza del presidente de México.

LOS OTROS RECONOCIDOS

EL otro que se lleva las palmas, por orden de aparición, es a quien un comentarista llamó el novio de México, el doctor Hugo López Gattel (13 de febrero de 1969, edad 51 años, Ciudad de México), lo vemos hasta en la sopa, en algunas mañaneras y en el control de daños de las 7 de la noche y en la mayoría de los noticieros. Los memes lo subliman y hasta piñatas hay de él. Hombre que rebasó a su jefe, el secretario, que muy seguro fue un puesto político del presidente y al verlo tan limitado jaló del subsecretario. Es otro de los hombres del presidente (All the man for president). El otro es Zoé Robledo Aburto (9 de enero de 1979, edad 41 años, Tuxtla Gutiérrez), chiapaneco que, a la salida de Germán Martínez, cuando tiró los trastes del IMSS, entró al relevo y ahí va, bailando con la más fea, porque en estos días todos los ojos voltean a ver a los hospitales del IMSS, con las carencias que había y que, a doble velocidad intentan suplir. Es hombre del presidente, como lo es Arturo Herrera Gutiérrez, secretario de Hacienda quien, entró por otro que salió por piernas, Carlos Urzúa. Los que le conocen y saben de números, comentan que es una gente muy conocedora y disciplinada de los esquemas mundiales de los órdenes económicos. Aunque en estos días ha tenido sus desavenencias con el Preciso, y algunos han soltado el rumor de que ya le ha renunciado a su jefe, aunque no ha sido aceptada esa renuncia, ahí está en espera de si le apoyan o lo dejan frio, como está ahora, pero es otro de los hombres del presidente. Con Ebrard, esos cuatro sobresalen en la 4T.
www.gilbertohaazdiez.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.